Justicia para los policías

Publicado el 04 septiembre 2008 por en General

0
Compartir

Susana Villarán

Estábamos en El Ojo que Llora, “es la primera vez que vengo a conmemorar este día 28” confesó la Presidenta de la Asociación de Viudas, Madres y Sobrevivientes de miembros de las FFAA y Policía Nacional. Había estado en la mañana en la manifestación pacífica de militares, policías en retiro, esposas, viudas y personal con discapacidad que fue repelida con violencia: “Nos reprimieron sabiendo que estábamos luchando por ellos; metieron los caballos a personas mayores y nos echaron gas pimienta. A una señora le impactó una bomba en el estómago. Eso solo pudo venir de una orden de arriba, bien de arriba”.

No hay uniformes para la Policía hace varios años, tampoco aumentos desde que PPK incrementara en 200 soles la remuneración y también el rancho. El sueldo de un policía es de centavos, todo el resto lo componen bonos especiales, lo que afecta su monto pensionable; y el Fondo Militar-Policial ha sido desvalijado por Montesinos y sus compinches. Nada han obtenido en este gobierno aprista, solo el pago de seguros de vida y no por iniciativa del Ministerio, sino por orden judicial. Sobran pues razones para protestar; si la economía crece por qué a ellos no les llega ningún beneficio.

Tuve el privilegio de crear en la administración de Fernando Rospigliosi la Defensoría del Policía y de ser la primera Defensora. Ejercí esa tarea hasta que el presidente Alejandro Toledo canceló la modernización y reforma policial desprendiéndose del ministro Gino Costa. La institución subsiste, pero sin la energía y el protagonismo indispensables para salir en defensa de quienes están impedidos de sindicalizarse para mejorar su remuneración y las condiciones de trabajo.

En la lucha contra el terrorismo, numerosos policías perdieron la vida o adquirieron diversos tipos de discapacidad, colocándolos a ellos y sus familias en especial situación de desventaja y vulneración de sus derechos. Son más de 2,100 viudas y deudos y 1,400 policías con discapacidad, en situación de actividad y retiro. Con su participación, logramos la ampliación del beneficio del carburante o gasolina a todos los grados de suboficiales y oficiales. El MEF se resistió pero los derechos tenían prioridad en ese entonces. El costo es de un poco más de dos millones de dólares anuales. Pocos hechos han impactado tanto como este al interior de la Policía Nacional.

Las más de 665 viudas y policías con discapacidad por el terrorismo no acceden a viviendas porque la ley no se cumple desde 1998, año en el que Fujimori usó para su re- reelección los fondos de las víctimas. Son solo diez millones de dólares. La propuesta duerme el sueño de los justos en el FEDADOI desde el año 2002.

Las recomendaciones de reparación de la CVR son también para policías y militares. ¿Por qué entonces enfrentan su reclamo de justicia y dignidad con caballos y gases lacrimógenos? ¿Por qué obligan al policía en actividad a enfrentarse con su propia familia? Pocas veces fui testigo de un atropello semejante. ¿Quién dio la orden?

(Publicado en el diario La República).