0
Compartir

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de España ha negado por tercera vez la certificación “exención de cómputo” a una campaña televisiva de Amnistía Internacional.  La campaña para TV “Si nadie dice nada es como si no existiera” está formada por dos anuncios que narran los casos de un ciudadano egipcio torturado por defender a un familiar que estaba siendo agredido por agentes de policía; y de un preso de conciencia de Zimbabue también torturado bajo custodia policial. Ambos sufren graves violaciones de derechos humanos y esos abusos quedan impunes. En casos como éstos, el poder de la gente a través de la denuncia pública es la esperanza para quienes están detenidos de que se haga justicia.

“Este anuncio tiene como objetivo denunciar las violaciones de derechos humanos que padecen personas en diferentes lugares del mundo, e implicar a un público amplio y numeroso en su defensa. Tiene, por tanto, interés público y se ajusta a la ley”, afirma Esteban Beltrán, director de la Sección española de Amnistía Internacional.

AI después de los obstáculos sufridos consecutivamente en sus últimos anuncios para televisión, teme que esta tendencia se convierta en norma. “Con el mismo motivo que han alegado en esta última ocasión para no otorgar a AI la exención de cómputo, el Ministerio de Industria podría obstaculizar de ahora en adelante cualquier anuncio para TV de nuestra organización. Esto es muy preocupante, y podría convertirse incluso en un peligroso precedente que pueda afectar a otras ONG’s”, ha declarado Esteban Beltrán.

Hasta el momento, tres cadenas nacionales han rehusado emitir el anuncio de Amnistía Internacional por carecer del certificado de exención de cómputo denegado por el Ministerio. También lo han hecho tres canales de pago y otras seis cadenas autonómicas.

Una práctica recurrente

Esta última denegación de la exención de cómputo no es un hecho aislado, sino que es una situación que se ha producido en otras dos ocasiones anteriores, con grave perjuicio para la comunicación pública que realiza AI.

El primer precedente se produjo en 2003. El anuncio “Ponte en su piel” denunciaba malos tratos racistas en España y el Gobierno de entonces obstaculizó su emisión sin justificar su decisión. La organización recurrió esta decisión ante los Tribunales que dieron la razón a Amnistía Internacional al considerar que la negación de la exención de cómputo debía ser motivada. La sentencia está pendiente de recurso ante el Tribunal Supremo.

El segundo caso tuvo lugar hace apenas unos meses. En diciembre de 2007 el Ministerio motivaba la denegación de la exención de cómputo del spot “El Poder de Tu Voz”, donde aparecían varios líderes políticos mundiales aludiendo a artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en 2008 cumple 60 años. El anuncio recuerda que ningún gobierno puede violar estos derechos. El Gobierno negó la exención de cómputo en julio de 2007, la motivó posteriormente a petición de Amnistía Internacional y alegó que se trataba de publicidad política. La organización lo consideró censura previa y recurrió ante el Ministerio, sin que éste se haya pronunciado todavía.

Las cadenas nacionales y regionales de televisión que aceptan los anuncios de las organizaciones sin ánimo de lucro requieren la certificación que emite el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio para que su duración no se compute como publicidad comercial; lo que técnicamente se denomina «exención de cómputo».

 

Haz click al vídeo  «Si nadie dice nada es como si no existiera», censurado por el Ministerio de Industria de España.

 

 

Haz click al vídeo de la campaña «El poder de tu voz», que también fue censurado por el Ministerio de Industria de España.

Puede interesarte: