0
Compartir

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) y sus 67 organizaciones integrantes condenan el nuevo atentado terrorista producido en la zona del Valle del Río Apurímac y Ene (VRAE) que dejó como saldo la lamentable pérdida de dos efectivos de las Fuerzas Armadas y cinco soldados gravemente heridos.

Este nuevo atentado producido en la región de Vizcatán, distrito de Ayahuanco, provincia de Huanta (Ayacucho), se suma al ocurrido la semana pasada en Huancavelica donde catorce jóvenes soldados perdieron la vida producto de la barbarie terrorista de Sendero Luminoso.

Desde la CNDDHH expresamos nuestras condolencias a los familiares de los sargentos Jhonatan Aragón Casimiro y Milton Quispe Chamorro, caídos en combate. De igual manera, manifestamos nuestra solidaridad a los familiares de las cinco personas heridas: teniente Miguel Pacheco Begazo, cabo Alan Caro Parra y soldados Sergio Aguirre Palacios, Cléber Palomino Mayunga y Fredy Avendaño Ceray.

Exhortamos a las autoridades a tomar todas las medidas necesarias para sancionar de acuerdo a ley a los responsables de estos execrables crímenes y garantizar la vida y seguridad de los miembros de las Fuerzas Armadas y las comunidades que residen en la zona del VRAE.

Lima, 15 de octubre de 2008

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos