0
Compartir

Vía Perú21

Tal como reza un viejo adagio periodístico, ‘Tarde o temprano, todo se sabe’. Esa es la sensación que ha dejado la valiente denuncia del ex ministro del Interior Fernando Rospigliosi, quien anoche apareció en el programa Cuarto poder para hacer públicas cuatro grabaciones en audio en las que se evidencia el que quizás sea el caso más escandaloso de corrupción en lo que va del gobierno aprista.Así, minutos después de las 9 p.m., Rospigliosi llegó hasta los sets de América TV y presentó el contenido de un disco compacto –el mismo que, tal como refirió el analista político, le llegó anónimamente a su domicilio–.

En él se escuchan las voces del ex ministro de Pesquería y diputado durante el primer gobierno aprista, Rómulo León Alegría, y del abogado y actual miembro del directorio de la empresa estatal Perupetro, Alberto Quimper Herrera. En la grabación se les oye a ambos coordinar claramente los pasos necesarios para que Perupetro –la empresa a cuyo directorio Quimper llegó en representación del Ministerio de Energía y Minas– favorezca a una empresa de capitales noruegos con la entrega en concesión de varios lotes para su exploración y posterior explotación petrolera.

La historia se remonta a varios meses atrás, tal como evidencian los audios de fechas 1 de febrero de 2008, 13 de mayo, 11 de junio y –finalmente– del 11 de setiembre, precisamente un día después de la entrega en concesión de los referidos lotes.

Lo que se oye en este último extracto es categórico, pues muestra a León y a Quimper celebrando el logro obtenido: “Hemos hecho un faenón (…) Hemos hecho un equipo de la gran puta, hermano. Hemos jugado en todos los terrenos”, se escucha decir al voluminoso vicepresidente de Perupetro, el mismo que fuera nombrado en el cargo el 26 de agosto de 2006 por el ministro aprista Juan Valdivia Romero.

Por si quedara alguna duda acerca de los intereses de ambos personajes, vale añadir que, en ese mismo diálogo, se oye a Quimper –funcionario cuyo principal motivación debería ser defender los intereses del Estado– expresar jubiloso: “La cosa salió cojonuda, hermano. Ahora hay que cobrarles el honorario de éxito” (a los noruegos).

PRIMER ACTO: LEÓN TIENE ‘VARA’ EN PERUPETRO. El primero de los audios difundidos habría sido grabado el viernes 1 de febrero. Este registra una conversación entre Rómulo León y ‘Fortunato’, quien posteriormente ha sido identificado como el ciudadano dominicano Fortunato Canáan. A tenor de lo dicho (ver transcripción) se desprende que este último representaba por entonces a las empresas noruegas Discover Petroleum y Petromaker, interesadas en invertir en el Perú. Allí, León Alegría le cuenta a Canáan: “Anoche invité a comer al doctor Alberto Quimper y él me ha dado su palabra que como vicepresidente de Perupetro él me consigue los lotes”.

Más adelante, cuando el dominicano le pide más señas sobre Quimper, León enfatiza: “Alberto Quimper es un abogado que es vicepresidente de Perupetro, y me dijo ‘Rómulo, yo te consigo los lotes, no hay ningún problema. Dalo por hecho”.

Como se ve, León y Quimper ya habían echado a andar una maquinaria para salir bien librados de la licitación que, por ley, Perupetro estaba obligada a convocar –y de hecho convocó– para asignar los lotes de exploración, proceso que culminó el 10 de setiembre último con la concesión de 5 lotes a la empresa que contaba con el favor de estos personajes (ver mapa de lotes entregados a Discover Petroleum).

SEGUNDO ACTO: EL MINISTRO VALDIVIA ENTRA EN ESCENA. El segundo de los audios presentados –y que según Rospigliosi data del 13 de mayo de este año– deja en evidencia la preo-cupación de Quimper, León Alegría y el abogado Ernesto Arias Schreiber Game –quien sería nombrado representante legal de Discover en el Perú y estaba al tanto de la jugada– por el monto de los honorarios que esperaban recibir de la empresa noruega (ver transcripción).

Sin embargo, un personaje de gran importancia entra en escena, por boca de Quimper, y es ni más ni menos que el ministro de Energía y Minas, Juan Valdivia Romero, a quien Quimper representa en el directorio de Perupetro.

Así, Quimper refiere: “Mira, hermano, lo que me ha dicho Valdivia que no conviene que estemos regando cartas firmadas por ti o por tu hijo”. Y más adelante, Quimper vuelve a citar a Valdivia, quien los habría aconsejado nombrar un apoderado, porque “si bien Romulito no es Rómulo, es el hermano de Luciana… entonces van a creer que la preferencia es porque se trata de gente vinculada al Apra”.

De acuerdo con esta versión, Valdivia tenía conocimiento del tinglado que León y Quimper habían armado para beneficiarse a la hora que Perupetro entregara los lotes petroleros. Se trata de una grave imputación que el ministro deberá zanjar en las próximas horas.

TERCER ACTO: “YA TUS HONORARIOS DEBEN ESTAR DEPOSITADOS”. El siguiente registro es de fecha 11 de junio, y en él queda evidenciado que es Quimper quien, desde su estudio de abogados, prepara los informes legales que luego de traducir al inglés y remitir a León Alegría, este enviaba a Noruega (ver transcripción).

Todo indica que se trataría de informes que, luego, estos empresarios presentaban a Perupetro para obtener su calificación y, solo así, acceder a alguna concesión petrolera. Un dato que parece pintar de cuerpo entero a estos caballeros son las dudas que Químper expresa sobre si Arias Schreiber, a quien se refieren como ‘el Gordo’, cumplirá con entregar la parte de sus honorarios que corresponden a León Alegría. Químper le advierte, riendo: “Yo creo que al ‘Gordo’ picarlo es bien jodido”.

CUARTO ACTO: “HEMOS HECHO UN FAENÓN, HERMANO”. Tan elocuente resulta el último audio presentado por Rospigliosi que casi nos releva de mayor comentario. Ambos, León y Químper, celebran la obtención de los lotes (ver transcripción). Pero, además, Químper, incluso, va más allá.

Así, al surgir una discrepancia con León respecto al futuro papel del abogado Arias Schreiber (a quien León Alegría quiere sustituir), Químper le pide que deje de discutir: “Ahora hay que seguir trabajando, hermano, para ganar plata”.
SUENAN LOS TELÉFONOS. Inmediatamente después de propalados los audios, y de que Rospigliosi Capurro indicara los delitos que se habrían cometido en este escandaloso acto (asociación ilícita para delinquir, cohecho activo y pasivo, lo que representa varios años de pena), empezaron a llamar algunos de los personajes involucrados.

El primero de ellos fue Daniel Saba, presidente de Perupetro, quien negó que hubiera alguna irregularidad en el acto de concesión de los lotes, pero manifestó que esperaba que Químper Herrera sea alejado del directorio de su empresa.

Luego se comunicó Alberto Químper, quien alegó que él no había participado en el proceso de concesión de lotes (pero no negó su evidente injerencia tras bambalinas evidenciada gruesamente en las grabaciones emitidas). En el colmo de la desfachatez dijo que la voz que se oía en los audios era “parecida” a la suya, y atribuyó a un ‘montaje’ la existencia de una fotografía en la que parece celebrar con León Alegría la concesión de los lotes, tal como evidencia la foto de la agencia estatal Andina (ver página 4).

Poco después llamó al programa César Gutiérrez, desde Ecuador. El presidente de Petroperú trató de explicar que con la asociación entre la petrolera estatal y la noruega Discovery Petroleum no habría perjuicio para el Estado. Empero, Gutiérrez tiene que dar más explicaciones, pues sin esa sociedad todo el tinglado de león y Químper habría sido infructuoso.

Haz click para ver el vídeo de ayer de Cuarto Poder.