Amnistía, indulto o encubrimiento

Publicado el 12 noviembre 2008 por en Sin categoría

0
Compartir

Ronald Gamarra
 
Una vez más, la demagogia insiste en plantear un tema inadmisible en cualquier país civilizado: la amnistía o indulto para los autores de delitos de lesa humanidad. Evidentemente, hay quienes no han aprendido nada en estos años y creen que pueden manipular las leyes a su gusto, como en los tiempos de las dictaduras que felizmente hemos superado, aunque iniciativas como la que comentamos nos recuerden que no las hemos superado del todo ni definitivamente.

Nos dicen que quieren hacer justicia a los miembros de las FFAA y PNP que lucharon contra el terrorismo. Con lo cual mienten, porque omiten decir que a ningún miembro de estos institutos se le ha enjuiciado por haberse enfrentado al terrorismo, es decir, por el cumplimiento de su deber. Los militares y policías que tienen juicios los tienen simple y llanamente por haber cometido graves delitos, que eso es precisamente violar los DDHH. Es decir, por cometer crímenes de lesa humanidad.

Hablemos de casos concretos. Veamos, por ejemplo, el caso Accomarca. En 1985, más de 60 campesinos de esta comunidad situada en las alturas de Vilcashuamán fueron encerrados en un galpón y asesinados a tiros de ametralladora y granadas por los efectivos de una patrulla militar al mando del subteniente Telmo Hurtado. Esta patrulla probablemente realizaba una operación de persecución de alguna columna senderista, pero al no alcanzarla decidieron realizar un «escarmiento» con la población civil de la comunidad, matando también a mujeres, niños y ancianos.

¿Usted daría amnistía o indulto a quienes perpetraron una masacre como esta? ¿No debería ser la propia institución militar la más interesada en sancionar un crimen tan monstruoso? Todo esto parece claro, pero algunos congresistas quieren que veamos el mundo al revés y que callemos ante crímenes atroces.

Así como el de Accomarca, son los demás casos donde hay militares o policías enjuiciados. En todos ellos hay siempre algún delito de lesa humanidad: desaparición forzada, asesinato, ejecución extrajudicial, tortura. Los organismos de DDHH probablemente les caerían mejor a los apologistas de los violadores si hicieran de la vista gorda frente a estos hechos, pero entonces dejarían de ser organismos de DDHH.

No se espere tal cosa de nosotros. Si algunos congresistas quieren insistir en su proyecto demagógico, allá ellos. Deberán responder ante el país por contribuir a encubrir crímenes horrendos como el de Accomarca, y por exponernos a la censura de la comunidad internacional que vigila el respeto a los derechos humanos.

Los organismos de DDHH tienen una posición clara, concordante con el estado de derecho, ese estado de derecho del cual quieren burlarse los promotores de una amnistía o indulto inadmisibles para delitos contra los derechos humanos: que estos casos sean examinados y decididos por el Poder Judicial, como sucede en cualquier país democrático, donde todas las personas, civiles y militares, son iguales ante la ley.

http://www.larepublica.com.pe/content/view/255561/481/