Propuesta de programa anticrisis

Publicado el 22 diciembre 2008 por en General

0
Compartir

Escribe Pedro Francke

1. Diagnóstico

La crisis internacional es la más severa en décadas. No estamos blindados, la crisis afectará fuertemente al Perú, aunque hemos acumulado reservas internacionales, la deuda pública se ha reducido y tiene mejor perfil, y del sistema financiero es buena, el gobierno nos ha puesto en una situación vulnerable de desequilibrio externo (por la rebaja de aranceles y retraso cambiario), débil base tributaria (al no aplicar una reforma tributaria), alta pobreza y desigualdad (poco y mal gasto social e inexistencia de políticas redistributivas), y debilidad general del estado (al no haberse avanzado en la reforma del Estado).

La crisis internacional ya está afectando al Perú. Los precios de los metales se han reducido fuertemente y las empresas mineras están postergando o cortando inversiones y despidiendo trabajadores. Las empresdas textiles han perdido mercados externos e interno, y han despedido miles de trabajadores. Las empresas y los pequeños productores de agroexportación han visto los precios de sus productos caer y no pueden colocar toda su producción. Los precios agropecuarios en el mercado interno empiezan a caer, afectando a los productores. Las tasas de interés han subido, encareciendo el crédito y aumentando las cuotas de pago de cientos de miles de prestatarios. 6 mil millones de dólares de RIN ya se han perdido del BCR, por los capitales que salen del país. La Bolsa de Valores ha caido en 60%, y los fondos de pensiones en 30%, afectando a miles de pensionistas y a cientos de miles de afiliados.

El paquete anti-crisis del gobierno es tardío, mentiroso, inequitativo, insuficiente y arriesgado. Es tardío porque demoró meses valiosos en presentarlo. Es mentiroso porque de los 10 mil millones de soles anunciados, al menos el 40% ya estaba programado presupuestalmente. Es inequitativo porque se concentra en inversiones públicas orientadas a grandes empresas y en mejorar las condiciones de este sector, prestando poca o nula atención a la agricultura y las mypes donde trabajan la mayoría de peruanos, no atender el empleo y los salarios, y mantener un gasto social reducido. Es insuficiente porque, dado el retraso y la demoras previsibles en las inversiones, posiblemente no contenga la crisis, y deja sin atender muchos sectores productivos. Es arriesgado porque agravará el desequilibrio externo, no planteando más alternativas al respecto que el uso de las reservas internacionales, confiando en que a nivel mundial la crisis se solucionará con rapidez y con eso se reestablecerán las condiciones de precio y mercado para nuestras exportaciones, lo que no es para nada seguro.
2. Objetivos de un Plan popular Anti-Crisis

I. Mantener un crecimiento del 5% anual en 2009 y 2010.

II. Lograr un déficit en cuenta corriente de no más de 1% del PBI y una pérdida de reservas de no más de 5 mil millones de dólares adicionales.

III. Mantener los niveles de empleo y salarios y defender los ingresos campesinos y de pequeños productores agropecuarios.

IV. Evitar un aumento en las cifras de pobreza y mejorar las redes de protección social, la educación y la salud.

V. Evitar que los conflictos sociales se multipliquen y agudicen, poniendo en riesgo la gobernabilidad y la inversión.
3. Programa macroeconómico

Política Fiscal

A. Aumentar el gasto público en infraestructura, pequeñas obras con empleo temporal y gasto social del orden del 2% del PBI (US$ 2,500 millones) en el 2009. De esta manera se mantendría la demanda interna, se promovería el desarrollo y se protegería a los más pobres. Mantener la demanda interna es fundamental para que las empresas puedan seguir vendiendo y de esa manera dar empleo, y para mantener el mercado para las mypes y agricultores. Este gasto público adicional deberá aplicarse principalmente de manera descentralizada, mediante los gobiernos regionales y los municipios en un 80%, con atención a compensar las regiones más afectadas por la crisis y por la pérdida del canon.

B. Rebalancear los ingresos tributarios en un sentido redistributivo y reactivador, reduciendo los impuestos y aportes al fondo de estabilización de los combustibles (con lo que se reducen los precios de los combustibles), y aumentando los ingresos provenientes de aranceles (reestableciendo los vigentes a julio 2006 y postergando la aplicación del TLC con Estados Unidos y China) y sobretasas anti-dumping. Establecer también un impuesto extraordinario al patrimonio de las empresas mineras, como forma de captar ingresos de este sector que obtuvo ingresos extraordinarios los años anteriores. La reducción de impuestos y precios de los combustibles devolverá ingresos a las familias y a las empresas, aumentando la demanda y la competitividad, y ayudando a abatir la inflación. El aumento de aranceles servirá para proteger el mercado interno para la industria y agricultura nacionales. Esto, junto a los impuestos extraordinarios, permitirá amenguar la fuerte reducción en los ingresos tributarios que provocará la crisis.

Política monetaria y cambiaria

C. Mantener la política orientada a evitar una reducción del crédito proveyendo de liquidez a los bancos. Si resultara necesario un apoyo de capital (patrimonio) de los bancos, otorgarlo a condición de una participación estatal en su accionariado y directorio. Establecer programas especiales para dar crédito al agro y las mypes, y para refinanciar a quienes lo necesiten, buscando una reducción de los intereses a estos sectores. Establecer un porgrama especial para ampliar los créditos hipotecarios a sectores de bajos y medios ingresos, para reconvertir los créditos existentes de dólares a soles, y para evitar un alza de tasas de interés en este sector.

D. Mantener el régimen de flotación sucia del tipo de cambio, pero tener una política de mayor resguardo de las Reservas Internacionales, por lo que de ser necesario se deberá permitir un aumento paulatino y moderada del tipo de cambio, aumentando así la competitividad de la producción nacional y apoyando el equilibrio en el sector externo.
4. Empleo y salarios

Defender el empleo y los salarios es una política de justicia social, debido que en los últimos años las utilidades empresariales subieron fuertemente sin que mejorara la situación de los trabajadores. Pero es también una medida anti-crisis, ya que si el empleo y los salarios caen, eso reducirá aún más el mercado interno, y con ello las ventas empresariales, de microempresas y de agricultores.

A. La principal medida de protección del empleo y los salarios es mantener la demanda, con el mayor gasto público y defendiendo el mercado interno.

B. Debe iniciarse en el muy corto plazo un programa de empleo temporal en pequeñas obras públicas, tipo “A Trabajar”. El programa debe concentrarse en las regiones más afectadas por la crisis, como las ciudades de la costa donde se concentra la agroexportación. Las pequeñas obras deben ser intensivas en mano de obra, pudiendo incluir el mantenimiento, rehabilitación y construcción de pequeñas irrigaciones, caminos rurales, colegios y postas de salud, edificios públicos, parques y jardines, atención a niños y grupos vulnerables, entre otros.

C. El empleo público debe mantenerse y ampliarse en las áreas sociales, en especial debe reforzarse la educación en todos sus niveles, la salud pública, los wawasis,  los centros de emergencia mujer, con horarios extras de atención cubiertos por nuevos contratados.

D. Un programa especial de protección del empleo puede incluir la suscripción de acuerdos tripartitos por rama, con empresas y trabajadores en sectores afectados por la crisis, mediante los cuales por un plazo de un año el estado pague las contribuciones a la seguridad social correspondientes hasta el salario mínimo, a condición de que no se reduzca el empleo, los salarios ni los beneficios laborales.

E. El Ministerio de Trabajo deberá activamente fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones laborales de las empresas, impidiendo despidos injustificados. Para ello, deberá contratar más inspectores y trabajar en estrecha vinculación a los sindicatos y centrlaes sindicales.

F. Durante dos años, las AFPs deberán suspender su cobro de comisiones, lo que elevará los sueldos y salarios en 1,8%. Los cobros realizados en los 15 años anteriores cubren largamente los costos de atención en este periodo.

G. Derogar el DL 1086 que permite a las empresas medianas dejar de pagar 2 sueldos anuales en beneficios laborales a sus trabajadores.
5. Agricultura

A. Defender el mercado interno, permitiendo así que los productores agropecuarios tengan sus mercados y sus precios de venta no caigan tanto, es la principal medida anti-crisis en el agro. Para ello, el aumento del gasto fiscal y la defensa de los salarios son básicas. Junto a ello, la reducción de precio de los combustibles disminuirá los fletes y por tanto los márgenes de comercialización entre la chacra y los mercados urbanos. Medidas específicas para el agro deben ser el reestablecer franjas de precios y sobretasas de salvaguarda ante las importaciones subsidiadas en EEUU y en Europa, para lo cual el TLC debe suspenderse.

B. La úrea y otros insumos agropecuarios han mantenido altos precios internos a pesar de la caída de precios internacionales. El gobierno debe regular este mercado, forzando a la reducción de precios.

C. Los agricultores están particularmente afectados por la crisis debido a que los monopolios e intermediarios abusivos la aprovechan para sacar ganancias extraordinarias: “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Ante ello, debe tomarse medidas anti-monopolio, particularmente en productos como el algodón y la lana de alpaca, y promoverse la asociatividad de los productores para que puedan comercializar directamente y/o tener mejores condiciones de negociación con los intermediarios. El estado deberá promover ferias agropecuarias en las principales ciudades y actuar directamente en el mercado de ser necesario.

D. La crisis puede llevar a muchos agricultores a la quiebra, con el riesgo de que pierdan sus tierras ante los bancos. Frente a ello, los agricultores necesitan facilidades para obtener y refinanciar créditos. Se debe reforzar el Agrobanco y establecer líneas de crédito a la banca comercial y las cajas rurales para que puedan mantener y ampliar sus créditos a tasas preferenciales.  Una línea especial debe plantearse para apoyar a aquellos agricultores que, haciendo caso al gobierno, se ha pasado a productos como el espárrago cuyo precio se ha derrumbado.

E. En esta situación de gran dificultad y tensión, el gobierno debe retroceder y derogar los DLs que amenazan a las comunidades campesinas con la pérdida de sus tierras, agua y recursos en manos de empresas mineras y grandes corporaciones. Los DLs que centralizan la gestión del agua quitándosela a los agricultores también debe ser derogada.
6. Micro y pequeñas empresas

Las micro y pequeñas empresas deben merecer especial atención porque son las que dan la mayor parte del empleo urbano, y porque pueden ser las más afectadas por el encarecimiento del crédito y la pérdida de mercados externos e internos.

A. Compras estatales. El gobierno ha anunciado un programa de compras estatales, el mismo que debe incluir productos como uniformes, calzado escolar, mobiliario escolar y otros. Esto es positivo, pero es indispensable que al respecto se suspenda el TLC con EEUU que establece que en programas de esta magnitud las empresas norteamericanas pueden competir como si fueran peruanas.

B. Defensa del mercado interno. La invasión de textiles y calzado de China e India a precios de dumping debe ser frenada de inmediato. No debe esperarse a complejos estudios de precios, como ha planteado el gobierno; el daño a la industria nacional es evidente y justifica medidas temporales de salvaguarda mientras se realizan los estudios.

C. Créditos. El paquete del gobierno solo contempla créditos para mypes exportadores, cuando es evidente que se necesita también apoyo a las mypes orientadas al mercado interno.
7. Protección social y políticas sociales

Un programa de protección social es indispensable ante la crisis.

A. Programa de empleo temporal (ver acápite 4)

B. El Seguro Integral de salud debe ser ampliado, para que en camino hacia el Aseguramiento universal cubra en un corto plazo al menos el 65% de la carga de enfermedad de las familias peruanas, incluyendo los problemas de los más vulnerables como adultos mayores y personas con discapacidad junto a mujeres y niños. El programa actual del gobierno, de llegar el 2009 solo a 3 departamentos cubriendo el 45% de las enfermedades, es insuficiente. ESSALUD debe ampliar rápidamente su atención a microempresas y ampliar los meses de cobertura a quienes pierden su empleo.

C. Los programas sociales alimentarios deben reforzarse. Los programas de desayunos y almuerzos escolares  deben ser mejorados y universalizados, para promover la asistencia de los niños al colegio. Los programas del vaso de leche y otros para niños menores, deben vincularse a los centros de salud para asegurar que los niños tengan sus controles y atención de salud adecuada.

D. Un buen anuncio ha sido el lanzamiento del programa de Sierra Productiva, que debe hacerse a la brevedad.

E. Es un buen momento para iniciar un programa de pensiones asistenciales y reforzar Juntos.