0
Compartir

El Ejército de Guatemala entregó ayer a la justicia sus archivos de actividades desarrolladas entre 1978 y 1983, periodo en el que se cometieron graves violaciones de derechos humanos por los militares en su lucha contra los indígenas. El ministro de Defensa, el general Abraham Valenzuela González, entregó los documentos al tribunal que juzga a un grupo de militares acusados de genocidio, torturas y asesinatos en masa.

Con esta medida, se cumple la orden emitida hace un año por el presidente, Álvaro Colom, también comandante general del Ejército. Colom pidió desclasificar los documentos que permitan esclarecer las violaciones de derechos humanos cometidas durante la guerra civil de Guatemala, que se prolongó desde 1960 hasta 1996 y en la que murieron más de 200.000 personas.

Los archivos entregados por Valenzuela, según fuentes del tribunal, son los planes de las campañas denominadas Victoria 82, Sofía 82, Ixil 82 y Firmeza 83. En ellos, según organizaciones de derechos humanos, deben constar las órdenes emitidas a las unidades militares para combatir a las guerrillas y que establecían el aniquilamiento de la población civil.

Entre los militares procesados destacan los generales golpistas José Efraín Ríos Montt y Oscar Mejía Victores, así como Ángel Aníbal Guevara y Benedicto Lucas García. Los cuatro están también procesados en España por la Audiencia Nacional, que desde 1999 instruye un caso de genocidio, torturas y terrorismo de Estado promovido por la premio Nobel de la Paz de 1992, Rigoberta Menchú.

La entrega de los documentos, que había sido ordenada por el tribunal hace más de cuatro años, se retrasó por los recursos de amparo presentados por los abogados de los militares procesados para evitar su desclasificación. Los abogados argumentaban que esos archivos no podían ser del conocimiento público por tratarse de «secretos de Estado». Sin embargo, en marzo de 2008, la Corte de Constitucionalidad, máximo tribunal del país, emitió un fallo definitivo en contra de esos recursos y ordenó al Ejército entregar los archivos a los tribunales.

Fuente: Diario El País

Puede interesarte: