0
Compartir

Como un acto de justicia fue calificado por el  Director Ejecutivo del Concilio Nacional Evangélico  (CONEP), Ps. Víctor Arroyo, el fallo  condenatorio emitido  por la Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Justicia del Perú  que condena a  Alberto Fujimori  a 25 años por los delitos de violación de derechos humanos de los casos la Cantuta, Barrios Altos, y así como en el secuestro de un periodista y un  empresario.

El  representante de la iglesia evangélica manifestó que el proceso llevado a cabo a Alberto Fujimori ha  sido impecable y  con eso se ha demostrado  que en el país existen instituciones sólidas  como el Poder Judicial y que eso hace posible recuperar la confianza en esta institución para que otras víctimas de violaciones de derechos humanos obtengan justicia.

Por su parte Germán Vargas Farías Director Nacional de la Asociación Paz y Esperanza  manifestó su gratitud a Dios por la justicia alcanzada producto de la lucha de las victimas y sus familiares, “es un mensaje para que los abusos no queden en la impunidad y para que ninguna persona  por más poder que tenga sepa que no puede atentar contra la vida humana”  No es venganza, es justicia, ya que muchas personas en el país sufren aún la perdida de sus seres queridos. La sentencia es ejemplar y sienta un precedente en el Perú y en el mundo entero, señaló.

El representante del Concilio Nacional Evangélico del Perú (CONEP) integrado por diversas  iglesias evangélicas, misiones y organizaciones de servicio que desarrollan su labor pastoral y misionera en todo el territorio nacional invocó a lo militantes Fujimoristas  a que tomen con serenidad y calma  la decisión del tribunal ya que lo que importa ahora mas allá de las circunstancia es el futuro del país y esta constituye una oportunidad de seguir construyendo una esperanza  con bases firmes como la justicia.

Lima, 7 de abril del 2009

Puede interesarte: