0
Compartir

El ex dictador Alberto Fujimori ha sido declarado culpable por los crímenes de Barrios Altos y La Cantuta, en los cuales 26 personas fueron asesinadas, así como por los secuestros del periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

La Sala Penal Especial, que llevó adelante un proceso ejemplar por su pulcritud e imparcialidad, consideró plenamente probados, «más allá de toda duda razonable», los cuatro cargos formulados por la acusación fiscal. En estos momentos, la Sala procede a la lectura de la sentencia, en la cual se pronunciará la pena específica que le corresponde por estos crímenes.

La condena al ex dictador sienta un precedente histórico frente a los crímenes de lesa humanidad perpetrados desde las más altas esferas del poder, que por lo general quedan impunes. Los familiares de las víctimas y las organizaciones de derechos humanos saludaron la decisión del Tribunal Supremo de sancionar y condenar a Fujimori, quien delinquió en complicidad con Vladimiro Montesinos en estos y muchos otros casos de violación de derechos humanos y delitos de corrupción que esperan ser juzgados.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos resalta la integridad de los magistrados que integraron la Sala Penal Especial, quienes a lo largo del juicio demostraron imparcialidad, transparencia y objetividad, garantizando un justo y debido proceso, en el cual Fujimori gozó de la mayor amplitud y garantías para su defensa. Este proceso sienta un precedente histórico que reivindica al Poder Judicial peruano por la reserva moral que representan no pocos magistrados.

Abrigamos la esperanza de que esta sentencia histórica marque una línea en relación con los juicios pendientes por violaciones a los derechos humanos en el Perú , que no deben  quedar impunes, en aras de la verdad y la justicia a las cuales tienen derecho las víctimas, sus familiares y toda la ciudadanía.

Lima, 7 de abril de 2009  | 11.00am

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos