0
Compartir

Entrevista a Jo-Marie Burt. Observadora internacional del juicio a Fujimori, representante de WOLA, afirma que la condena de ex mandatario sienta un precedente jurídico en la teoría de la autoría mediata.

Preguntas de Miluska Soko

¿Qué implicancias internacionales tiene la sentencia al expresidente Alberto Fujimori? 

En el mundo cada vez es más común la persecución penal por casos graves de violación a derechos humanos. Desde hace unos 10 o 15 años hay una nueva ola mundial de intentos sólidos de no permitir más crímenes de lesa humanidad, por eso el caso de Fujimori es importante. Específicamente tendría repercusión en hechos similares de jefes de Estado  que detentaron  el poder, pero que no cometieron crímenes materiales. Es decir, que prueba la teoría mediata, el dominio del hecho.

¿De qué casos estaríamos hablando?

En los casos latinoamericanos, podría ser utilizado como argumento en el proceso que se lleva en Uruguay contra el ex presidente Juan María Bordaberry por violación de derechos humanos y homicidio calificado. Sin embargo, en Estados Unidos también tenemos cuentas pendientes, especialmente luego de los ocho años de gobierno de Bush. La base de Guantánamo, la aceptación de la tortura como método de interrogación, son hechos por los que a Bush podría abrírsele un proceso en el que el caso de Fujimori serviría como jurisprudencia.

¿Qué opinión le merece la afirmación de que el juicio a Fujimori es una venganza política?

La opinión pública debe tener en claro que a Fujimori se le juzgó por cuatro delitos: homicidio calificado, asesinato, lesiones graves y secuestro. No fue un juicio a la política contrasubversiva de su gobierno en su totalidad, tampoco a su política económica, es un juicio a cuatro crímenes que fueron cometidos durante su régimen por el grupo Colina. El fallo explica claramente cómo paso a paso el régimen fue copando los otros poderes del Estado y cómo el SIN se convirtió en el eje del sistema de defensa nacional.

¿Cómo explica la división de la opinión pública en el tema?

Hay que recordar que durante casi todo el régimen fujimorista, el gobierno copó los poderes del Estado y gran parte de la prensa, y se fue armando un discurso sobre la necesidad de matar terroristas para pacificar al país. Esa es una excusa que a lo largo de los 10 años se asentó en el sentido común de los peruanos y, hasta hoy, se sigue incentivando por parte de algunos medios de comunicación. Decir que este fallo es favorable al terrorismo es una barbaridad y una visión maniquea de la realidad. El fallo va en la dirección de la búsqueda de democracia, afirmando varios de sus principios: en primer lugar, que todos somos iguales ante la ley, incluso los presidentes.

¿Es posible indultar  a Fujimori por estos crímenes?

En este escenario veo dos problemas. El primero es que si bien el derecho al indulto es amplio –hay casos de presidentes indultados, a pesar de haber cometido graves crímenes contra los DDHH– en este caso es más complicado por ser Keiko, su hija. Ahí existe claramente un conflicto de intereses.

El segundo inconveniente…

A nivel internacional existe una jurisprudencia de que las leyes de amnistía y los indultos no proceden porque son violatorios a los DDHH.  Si cualquiera le concede a Fujimori el indulto, lo primero que se hará es denunciarlo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) porque eso sería una violación a los derechos.

Se dijo que Fujimori apelaría ante la CIDH.

La corte podría recoger el caso solo si es que estimara que hubo fallas en el proceso y, a mi parecer, fue un juicio imparcial y transparente. Sin embargo, sería muy irónico, teniendo en cuenta que Fujimori, durante su régimen, renunció a la CIDH porque no le gustó los fallos que la Corte dio responsabilizando al Estado en los casos de Barrios Altos y La Cantuta, por los que ahora se le condenó.

“Aferrarse a un condenado es un suicidio político”

¿Qué efectos traería la condena de Fujimori en su partido?

La condena podría fortalecer a un sector del fujimorismo en el corto plazo, pero en un proceso de largo alcance podría fragmentarlo. Ambos fenómenos podrían darse al mismo tiempo, cohesionarse un núcleo duro del fujimorismo y fragmentar otros sectores que, tal vez, no están tan convencidos o que se dan cuenta que aferrarse a un proyecto político futuro de un reo –ya condenado a 25 años con muy poca probabilidad de salir– es una empresa perdida, por lo tanto es un suicidio político.

¿Habrá futuro para el fujimorismo sin Fujimori?

Lo único que unifica al fujimorismo es Fujimori, no hay un proyecto político muy claro. El proyecto neoliberal que los ha identificado en algún momento es hoy bastante cuestionado en todo el mundo.

¿Cuál será el futuro de Fujimori?

Actualmente, Fujimori se encuentra detenido en la Diroes, pero, una vez que concluyan todos sus juicios que tiene pendientes, debe cumplir su sentencia en una prisión de máxima seguridad, al igual que Vladimiro Montesinos, Nicolás de Bari Hermoza e, incluso, Abimael Guzmán.

http://www.larepublica.pe/archive/all/larepublica/20090411/4/pagina/15

Puede interesarte: