0
Compartir

Luego de haber sido reclutados por el Ejército en las bases de Tocache, Tingo María y Huánuco, ocho menores de edad fueron dados de baja por la institución castrense, al comprobarse su incorporación ilegal al servicio militar.

Según informó el padre Gérald Veilleux, presidente de la Comisión de Derechos Humanos  de Pucallpa (Codeh), con ellos son 13 los menores que hasta el momento se han reincorporado a la vida civil. Según declaró, ellos fueron enrolados con la promesa de un pago mensual y un mejor acceso a la educación.

“Dicen que fueron (los militares) a los asentamientos humanos para ofrecerles un sueldo de 350 soles y ellos al no tener nada han aceptado. Pero ahora hay mucho temor de los padres, no quieren que sus hijos mueran en emboscadas terroristas”, agregó el religioso.

Y es que luego del escándalo producido por la muerte del menor Robinson Macedo en la emboscada senderista en Ayacucho, ha sido el propio comandante general del Ejército, Otto Guibovich, quien aseguró que en el término de esta semana no quedaría un menor de 18 años en su institución.

Aunque  el religioso advirtió que, pese a ese anuncio, aún existen  muchas denuncias de padres que aseguran que sus hijos se encuentran cumpliendo servicio.

Veilleux informó además que entre hoy y mañana se espera la llegada de un grupo de adolescentes desde Ayacucho a Pucallpa. “Hemos tenido una buena comunicación con los responsables de los cuarteles, quienes los envían rápidamente para no  tener problemas con su institución”, recalcó.