0
Compartir

COMO RESULTADO DE  LA CAMPAÑA ECUMÉNICA  “SIN REGISTRO NO HAY REPARACIÓN”

En un acto simbólico, Humberto Ortiz, Germán Vargas y Ronald Gamarra, representantes de la Comisión Episcopal de Acción Social (CEAS), Asociación Paz y Esperanza (PyE) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) respectivamente, entregaron a Sofía Macher Batanero, presidenta del Consejo de Reparaciones (CR), cerca de cinco mil  solicitudes de inscripción de potenciales víctimas que brindaron su testimonio en los diferentes módulos de atención ubicados en iglesias evangélicas, parroquias católicas y organizaciones vinculadas a la CNDDHH, en el marco de la campaña “Sin Registro No Hay Reparación”.

“Ha sido una experiencia restauradora y dignificadora. Ahora toca el turno de registrar formalmente a todas las personas que lo han solicitado y que han depositado su esperanza para recibir alguna modalidad de reparación”, señaló el secretario ejecutivo de CEAS, Humberto Ortiz.

A nombre del CR, Sofía Macher agradeció el apoyo de estas tres instituciones en el recojo de las solicitudes y señaló su convencimiento en que se culminará con la tarea de elaborar el Registro Único de Víctimas (RUV).  Detalló que en este momento ya son más de 40 mil víctimas individuales las que se han inscrito, se ha terminado casi con la inscripción de centros poblados y que hay más de 50 mil solicitudes que aún deben procesarse.

Por su parte, Ronald Gamarra y Germán Vargas afirmaron que el CR seguirá contando con el apoyo de sus instituciones.

Esta campaña duró ocho meses y recogió información en los departamentos de: Huánuco, Junín, Piura, Ucayali, Pasco, Cajamarca, Ica, San Martín, Ancash, La Libertad y la  provincia de Huacho; mientras que en Lima se instalaron módulos de atención en los  distritos de Ate Vitarte, San Juan de Lurigancho, Breña, Surco, Chosica, Villa El Salvador, Villa María del Triunfo, San Juan de Miraflores,  Lurín y Pachacámac.

Alrededor de 60 registradores voluntarios, debidamente capacitados por el CR, se sumaron a esta campaña que instaló 23 módulos fijos a nivel nacional y realizó más de 20 campañas itinerantes que permitieron llegar a zonas rurales y urbano marginales donde se ubica un gran número de personas desplazadas que fueron afectadas por el proceso de violencia.

La campaña “Sin Registro no hay Reparación” sirvió para sensibilizar y difundir en la población y autoridades la importancia del Registro Único de Víctimas. Esta iniciativa constituye un avance y apoyo importante para el CR, sobre todo en momentos en los que esta institución atraviesa por serias dificultades presupuestales para concluir con la elaboración del RUV.

Puede interesarte: