0
Compartir

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, expresa su respaldo a la reciente decisión del Poder Judicial de cambiar la situación de arresto domiciliario por la de  reclusión -como venía dándose- del procesado Rómulo León Alegría en el juicio seguido contra él y otros implicados en el escandaloso caso de corrupción conocido como petro-audios, denunciado públicamente en octubre de 2008, en el cual las investigaciones avanzan lentamente.

Se recuerda claramente que el señor León tuvo un rol fundamental actuando de intermediario entre funcionarios del Estado y la empresa Discovery Petroleum para la concesión  de lotes de exploración y  posterior explotación petrolera, tal como se revela en los audios que se expusieron ante la opinión pública donde hablan de  miles de dólares para corromper a funcionarios con términos como “aceitadas” y  de el éxito de sus actos que califican como un “faenón”. Lo que llevó a la renuncia en pleno de todo un gabinete ministerial por el alto rango de los funcionarios comprometidos.

Hace pocos días, el país recibió indignado la noticia de que este señor pasaba a la condición de arresto domiciliario, es decir, a vivir en el domicilio de su hijo, también implicado en el proceso, en una controvertida decisión que se tomó 2 votos contra 1, por parte de los jueces. Sin embargo, la Corte Superior de Lima revocó  este mandato, en una decisión que se ajusta a Derecho y que encausa nuevamente a esta institución hacia los cánones de la justicia bajo los que siempre se debe manejar.

La corrupción no es un mal menor de nuestro país; es un serio problema  transversal y estructural que tenemos, que nos empuja  hacia la pobreza y el atraso en todo aspecto; no solamente porque merma económicamente al Estado, sino fundamentalmente, porque hay un deterioro moral de la sociedad que repercute directamente en el cumplimiento de derechos fundamentales como un adecuado acceso a la salud y educación, entre otros.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, espera que esta muestra de justicia y legalidad se replique a lo largo de este proceso y se le dote de celeridad para que pueda cumplir un rol pedagógico de cara a la lucha contra la corrupción que todas y todos debemos sostener.

Puede interesarte: