0
Compartir

Informe de Amnistía Internacional

En un nuevo informe lanzado hoy, Amnistía Internacional ha solicitado investigaciones justas e imparciales sobre todos los homicidios perpetrados durante los actos de violencia desatados en junio durante el bloqueo de carreteras en la Amazonía norte del Perú. Los bloqueos formaban parte de las protestas pacíficas de los pobladores indígenas que protestaban contra una nueva legislación que, según afirman, representa una amenaza para su subsistencia.

Cuando, el 5 de junio, la policía intervino para poner fin a las protestas, al menos 200 personas resultaron heridas, fallecieron 10 indígenas y residentes de la zona, y 23 agentes de policía.

El informe revela que, mientras que se ha detenido y acusado a manifestantes en relación con los homicidios de agentes, ninguno de los presuntos implicados en las muertes y lesiones de manifestantes ha sido acusado hasta ahora. Además, los dirigentes indígenas han sufrido intimidación y acoso por parte de las autoridades.

Amnistía Internacional exige que se adopten medidas para llevar ante la justicia a todos los presuntos autores de estos abusos graves y proporcionar reparación a todas las víctimas.

“Del mismo modo que reconocen a los agentes de policía como funcionarios del Estado, deben reconocer también a mi esposo, caído en defensa del territorio de la Amazonía”, dijo a Amnistía Internacional Violeta Piitug Wampush, viuda de Felipe Sabio César Sánchez, dirigente de la pequeña comunidad indígena de Wawás y periodista de una emisora de radio local.

Felipe fue abatido a disparos cuando salía del hospital de Bagua, al que había acudido para informar sobre los indígenas muertos y heridos ese día.

De los 23 agentes de policía, 11 fueron víctimas de homicidio cuando estaban en manos de los manifestantes indígenas como rehenes, y un agente continúa en paradero desconocido.

Flor de María Vásquez, esposa del comandante Miguel Antón Montenegro Castillo, uno de los agentes muertos el 5 de junio, sigue esperando a que le respondan por qué la policía no envió refuerzos en su ayuda.

“Era una situación que podía haberse evitado de antemano, podían haberlos rescatado, podían haberles salvado la vida. ¿Por qué no acudieron? Eso es lo que todavía no nos han explicado”, dijo Flor de María a Amnistía Internacional.

Ver informe

.

Puede interesarte: