1
Compartir

La Jueza Superior Miriam Pinares Silva, ha puesto fin al proceso de amparo  seguido por el abogado Edwin Béjar, dándole la razón definitivamente en una valiente y justa decisión que ha tomado el Poder Judicial de Cusco en segunda instancia.

Cabe recordar que este proceso, que el abogado Béjar ha ganado en segunda instancia, se origina cuando fue excluido de un concurso para ser fiscal al que se presentó, tan solo por su discapacidad visual (ceguera), aún cuando sus capacidades profesionales demuestran que no significa ningún impedimento real para el ejercicio de su profesión y de la función pública.

En su decisión, la referida jueza se ha pronunciado en base al principio de respetar  la igualdad y no discriminación, ordenando al Consejo Nacional de la Magistratura que fije fecha y hora para que Béjar pueda rendir su examen y, de aprobarlo, junto con otras calificaciones profesionales para el puesto, pueda acceder a la plaza; con lo cual, el Perú estaría cumpliendo con los tratados internacionales sobre la materia y nuestra Constitución y reparando un derecho que injustamente fue vulnerado.

Ver sentencia definitiva

  • 17/02/2010: Carta de Edwin Béjar

Estimados amigos y amigas:

Previo cordial saludo, es muy grato y feliz para mí, hacer de su conocimiento  que con relación al proceso de amparo interpuesto por el suscrito contra el Consejo Nacional de la Magistratura por vulneración al derecho a la igualdad y a no ser discriminado por motivo de discapacidad, La primera sala Civil del Cusco mediante sentencia de vista a declarado fundada mi demanda de amparo, es decir,  que si hubo actos de discriminación en mi contra por el CNM y declara nulo su Acuerdo que me excluía de la convocatoria Nº 002-2009-CNM, asimismo, disponen que el CNM tenga que señalar hora y fecha para que  rinda mi examen escrito el mismo que debe ser con el mismo grado de complejidad que el realizado durante el concurso. Y de aprobarlo continúe con las demás etapas del concurso.

Al respecto, quiero saludar a los magistrados de la Corte superior de Justicia del Cusco, Dra. Nelly Yabar Villagarcía (Juez de primera Instancia) y los doctores  Amador pinedo Coa, Wilber Bustamante del Castillo y Miriam pinarez Silva (miembros de la primera sala civil), quienes en forma valiente, con autonomía, independencia y conforme sus atribuciones, emitieron su decisión conforme a derecho, con el pleno respeto de los derechos constitucionales y en especial de las personas con discapacidad, estableciéndose que el estado tiene la obligación de cumplir con la Convención de las Naciones unidas de los derechos de las personas con discapacidad y el respeto de los derechos como a la no discriminación y a los ajustes razonables a favor de las personas con discapacidad, constituyendo un precedente judicial de carácter nacional a favor del acceso a la función pública de las personas con discapacidad en igualdad de oportunidades, y sobre todo  que aún existen magistrados y magistradas en nuestra judicatura idóneos y probos que no se dejan influenciar por las posibles presiones y que si son capaces de proteger nuestros derechos humanos como PCDS sin importar quien las haya vulnerado.

Igualmente quiero agradecer  a todas las instituciones como la Defensoría del pueblo, la Coordinadora de Derechos Humanos, el instituto de Defensa legal, la Comisión de discapacidad del Congreso y pronunciamientos de diversas instituciones, organizaciones de personas con discapacidad y de la sociedad civil, amigos y amigas con discapacidad quienes me mostraron su apoyo dándome la fuerza suficiente para seguir adelante y conseguir este objetivo para que se reconozca que las personas con discapacidad tenemos los mismos derechos que los demás, a una real igualdad de oportunidades y a desempeñarnos como jueces o fiscales, y sobre todo que se de real cumplimiento a nuestras normas legales y constitucionales y más aún a los tratados internacionales como la Convención ONU de los derechos de las personas con discapacidad la que en la actualidad representa el marco legal que reconoce los derechos de las PCD; y deseo constituya un aporte para erradicar los prejuicios y barreras mentales en contra de nuestros derechos.

Sin embargo, quiero señalar que esta lucha aún no ha concluido pues como se señala aún queda pendiente que el CNM me tenga que tomar el examen escrito del cual fui excluido, para lo que es importante seguir contando con su apoyo para que este se de en un tiempo razonable, en forma transparente y objetiva, sin represalia alguna y sobre todo con el pleno respeto de  los derechos a no ser discriminado y los ajustes razonables que deben aplicarse a este caso tanto en el acceso como en el desarrollo del trabajo; por lo que es importante exhortar a los miembros del Consejo nacional de la Magistratura para que adecuen sus procesos de selección para que sean accesibles para todas las personas con discapacidad y sobre todo para que a futuro no existan nuevos actos de discriminación por discapacidad.

Estoy convencido ahora mas que nunca que con esfuerzo, dedicación y el apoyo del colectivo de personas con discapacidad y el apoyo de la ciudadanía en general se pueden realizar cambios y empezar  a generar espacios de inclusión, que si se puede ganar la lucha contra la discriminación y lograr que se respeten y cumplan nuestros derechos.

Atentamente:

Abog. Edwin Bejar Rojas.

Puede interesarte: