0
Compartir

Mediante comunicado público Monseñor Pedro Barreto Jimeno, Arzobispo Metropolitano de Huancayo y el padre José Deardorff, Vicario Episcopal de Yauli – La Oroya, manifiestan su preocupación y solidaridad ante la situación de incertidumbre que viven los trabajadores y pobladores de La Oroya.

Como se sabe, este 29 de abril se vence la Tercera Acta de Cese Temporal Imperfecto de Labores firmada por la empresa Doe Run Perú, sus trabajadores y la Dirección Regional de Trabajo de Junín el 02 de febrero del presente año, mediante la cual se acordó ampliar la suspensión de labores por tres meses más, con el compromiso por parte de la empresa de pagar el 70% de los haberes a sus  trabajadores.

Por ello, a través del comunicado, se invoca al Gobierno central, al Gobierno Regional, a los trabajadores de la empresa Doe Run Perú y a la propia empresa a ofrecer signos eficaces para una solución integral, pronta y pacífica a la problemática laboral y ambiental de La Oroya.

Asimismo, el Arzobispado de Huancayo siempre ha reconocido la importancia del complejo metalúrgico, siempre y cuando esta actividad se realice con responsabilidad y respetando los derechos fundamentales a la vida, la salud y al trabajo digno, ya que la iglesia busca el desarrollo humano integral de la persona.

La iglesia reafirma su compromiso de seguir trabajando por el bienestar de  todos nuestros hermanos, especialmente de los más pobres y vulnerables.

Huancayo, abril de 2010

Arzobispado de Huancayo
Of.: 064 – 215142 / Cel.: 064 – 964410081

Ver comunicado del Arzobispado de Huancayo

Puede interesarte: