0
Compartir

Con la presencia de delegaciones pertenecientes a doce departamentos, se culminó con el II Congreso Nacional de la Coordinadora Nacional de Víctimas de la Violencia Política del Perú (CONAVIP) en la ciudad de Abancay (Apurímac) donde se firmó la Declaración de Apurímac “Por la Justicia y Reparación de Todas las Sangres”.

En dicho documento se resalta la urgencia de implementar una política integral de reparaciones que incluya como prioridad las reparaciones económicas individuales. Así mismo, se reconoce el trabajo del Consejo de Reparaciones al inscribir a 70 mil víctimas en el RUV, sin embargo se exige celeridad en la culminación de este proceso, punto en el que se resalta que el gobierno central debe asignar el presupuesto necesario para terminar con este trabajo.

Por otro lado, en la declaración se menciona como prioridad la implementación del Plan Nacional de Exhumaciones, al mismo tiempo, se rechaza la absolución de las sentencias de militares y policías procesados por violación a los derechos humanos, como en el caso de la comunidad de Matero, Cangallo, Ayacucho.

Los asistentes al congresó también invocaron al Estado para que inicie las reformas necesarias en el sistema educativo, de salud y de justicia, carencias que fueron consideradas causas estructurales del Conflicto Armado Interno.

Ver declaración

Puede interesarte: