0
Compartir

La organización pro derechos humanos Survival Internacional denunciará en el «Día de la Hispanidad» (12 de octubre) a cinco empresas que violan, en distintos lugares del mundo, los derechos de los indígenas. La organización conmemora esta fecha publicando el “top 5 de la vergüenza”: las principales empresas que violan los derechos de los pueblos indígenas en el mundo.

Las empresas son:

– Repsol / Perenco: el gigante petrolífero hispano-argentino Repsol YPF y la empresa de hidrocarburos franco-inglesa Perenco están explotando el territorio de los indígenas aislados en el norte de Perú. Ambas operan en una zona donde viven indígenas no contactados. Perenco sugiere a sus trabajadores, si son atacados: “asustadlos y ahuyentadlos, y decidles que se vayan a casa”, entre otras cosas.

– GDF Suez: participada por el Gobierno francés, el gigante energético GDF Suez tiene un papel muy importante en la construcción de la presa de Jirau, que será la más grande de Brasil. La empresa continúa su construcción a pesar de las advertencias de Survival y otros sobre la existencia de pueblos indígenas no contactados que viven en la zona afectada por la presa.

– Samling: la empresa maderera malasia está destruyendo los bosques del pueblo indígena cazador-recolector penan de Sarawak, en la parte malasia de Borneo. Muchos penan han sido arrestados y encarcelados por organizar bloqueos de carreteras contra la empresa. James Ho, director ejecutivo de Samling, ha dicho: “Los penan no tienen ningún derecho sobre el bosque”.

– Wilderness Safaris: este touroperador abrió recientemente un alojamiento de lujo para safaris en la Reserva de Caza del Kalahari Central, en Botsuana. El alojamiento cuenta con bar y piscina, mientras los bosquimanos, en cuya tierra se ubica el complejo turístico, ven cómo el Gobierno les prohíbe acceder a la comida y al agua. Andy Payne, director ejecutivo de Wilderness Safaris, respondió a las críticas diciendo: “Cualquier bosquimano que quiera un vaso de agua puede tenerlo”.

– Yaguarete Pora: la empresa ganadera brasileña Yaguarete Pora tiene intención de talar una vasta zona de bosque en el Chaco paraguayo, a pesar de que se sabe que indígenas ayoreo no contactados viven allí. Otros miembros de este pueblo indígena llevan reclamando el título de propiedad sobre la tierra desde 1993. El Gobierno ya multó a Yaguarete por ocultar la existencia de los indígenas, pero sigue resuelta a retomar la destrucción.

El director de Survival International, Stephen Corry, ha declarado hoy: “Estas empresas representan perfectamente lo que hoy simboliza Colón: la búsqueda de dinero y beneficios a costa de personas que sólo quieren que se las deje en paz, en su propia tierra. 518 años después de que Colón llegara a América y su población indígena diezmara, ¿no es ya el momento de empezar a tratar a los pueblos indígenas del mundo con un poquito de respeto?”.

Puede interesarte: