0
Compartir

Colectivo Desvela solicita a autoridades responsabilizarse por seguridad dela instalación dentro y fuera de la galería municipal.

A menos de 24 horas de inaugurada la exposición «Chalina de la Esperanza», organizada por las fotógrafas Morgana Vargas Llosa y Marina García Burgos y la periodista PaolaUgaz, la galería municipal de San Isidro retiró una presentación de diapositivas del conflicto armado interno y un audio de testimonios de víctimas de los años de la violencia en el Perú, que formaban parte de la instalación.

El slideshow contenía imágenes tomadas por los fotógrafos Oscar Medrano, Carlos Bendezú, Vera Lentz, Vargas Llosa y García Burgos y se proyectaba en un televisor de gran dimensión instalado en el sótano de la galería, a un lado de la instalación de la chalina.

El audio, con musicalización del guitarrista ayacuchano Miguel Flores, fue editado por Morgana Vargas Llosa. Contiene 46 minutos de testimonios sobre el conflicto armado interno que afectó al Perú entre los años 1980-2000 y servía como contexto para que -quienes no vivieron dicha época- comprendieran la dimensión de la violencia que produjo más de 15 mil desaparecidos, especialmente en la sierra central y sur del país.

La Municipalidad de San Isidro retiró estos dos componentes de la muestra sin mediar consulta con las organizadoras del proyecto de la Chalina de la Esperanza ni una explicación de su accionar. Sin las imágenes y los testimonios no se comprende el tejido expuesto en la galería, son parte vital de la exposición,  es por ello, que si no se reponen los componentes de la muestra, con mucha tendremos que levantar el montaje de la chalina y llevarlo a otro lugar.

El Colectivo Desvela Perú y el Equipo Peruano de Antropología Forense (EPAF) solicitan a las autoridades de la Municipalidad de San Isidro se hagan responsables por la seguridad y el montaje de la chalina que ocupa la parte externa y el sótano del centro cultural ubicado en la calle República del Olivar de San Isidro. Ello en prevención de cualquier daño, como ya ha ocurrido con otros espacios de memoria ubicados en Lima.

La chalina, de un kilómetro de extensión, ha sido tejida por casi un millar de personas a lo largo de un año en diversos departamentos del Perú así como en Austria, Bélgica,España, Holanda, Reino Unido, Turquía, y Japón, como iniciativa para hacer visible la realidad difícil de los familiares de los desaparecidos en el Perú.

27/11/2910

Colectivo Desvela
Paola Ugaz ± 993-242446  Marina García Burgos ± 987-215365
desvelaperu@gmail.com

Puede interesarte: