Comunicado del Arzobispado de Huancayo

Publicado el 06 diciembre 2010 por en blog, Noticias

0
Compartir

ARZOBISPADO DE HUANCAYO

COMUNICADO

El Arzobispado de Huancayo, ante los diversos comentarios que han surgido en la opinión pública acerca de la “Carta de ciudadanos” sobre la persona del Señor Fernando Barrios Ipenza, publicada el día 01 de diciembre del año en curso en distintos medios de comunicación, la misma que firmara Monseñor Pedro Barreto Jimeno S.J., Arzobispo de Huancayo; comunica lo siguiente.

1.    Monseñor Pedro Barreto, fue visitado en el Arzobispado hace más de 10 días, por familiares directos del señor Barrios quienes radican en la ciudad de Huancayo, para solicitarle su firma de respaldo a la trayectoria personal del Señor Fernando Barrios Ipenza.

2.    En aras de defender el legítimo derecho de toda persona de no ser condenada sin ser procesada previamente, y desconociendo la magnitud de las acusaciones de las que fuera objeto el señor Fernando Barrios Ipenza, dadas a conocer por los medios de comunicación, Monseñor Barreto aceptó firmar la carta de respaldo que le solicitaron.

3.    La Iglesia Católica defiende la dignidad y los derechos humanos de toda persona, y es respetuosa de la institucionalidad democrática del Estado. Por ello considera que corresponde a las autoridades pertinentes investigar las diversas acusaciones de las que cualquier persona sea objeto, y declarar, siguiendo el debido proceso, su inocencia o culpabilidad.

4.    Siguiendo las enseñanzas de la Iglesia, “exhortamos a todos los fieles a cumplir con fidelidad sus deberes temporales, guiados por el Espíritu del Evangelio…” (Nota Doctrinal “sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los Católicos en la vida Política”. Congregación para la Doctrina de la Fe, del 24 de noviembre de 2002). Lo señalado, implica “la rehabilitación ética de la política” (Cfr. Documento Aparecida 406, a), como la urgente necesidad de no permitir el divorcio entre el ejercicio político de los funcionarios públicos con la ética; es decir, el conjunto de los valores de honestidad, verdad y transparencia entre otros, que deben acompañar la acción cotidiana de su función pública.

En el tiempo de Adviento, en el que nos preparamos para la venida del Señor, Príncipe de la Paz, busquemos la verdad en la justicia.

Huancayo, 03 de diciembre de 2010.