11
Compartir

PRONUNCIAMIENTOLa Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) expresa su profunda preocupación respecto a las inquietantes señales políticas que viene dando el gobierno saliente de Alan García Pérez en relación a un posible indulto del ex presidente Alberto Fujimori. Frente a esta situación y tomando en cuenta el sentir nacional, expresado en la votación de la segunda vuelta, en las movilizaciones de los colectivos de jóvenes, mujeres y trabajadores y en la memoria y el dolor de todas las víctimas de las violaciones de derechos humanos, la CNDDHH expresa lo siguiente:

1.    Que Alberto Fujimori fue extraditado de Chile, luego de que la Corte Suprema Chilena, señalara que había sobradas razones para que sea procesado por delitos contra los derechos humanos y actos de corrupción durante su gobierno.

2.    Que Alberto Fujimori fue sometido a un juicio público con todos los estándares y garantías del debido proceso, el que fue considerado por la comunidad internacional como impecable y aceptado por la defensa del propio procesado.

3.    En dicho proceso fue condenado a 25 años de prisión, por homicidio calificado contra nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta, por el asesinato de 15 ciudadanos en Barrios Altos y por secuestro agravado contra el periodista Gustavo Gorriti y el empresario Samuel Dyer.

4.    Que esta sentencia fue ratificada por la Corte Suprema que es la última instancia en nuestro Poder Judicial, por tanto, tiene calidad de Cosa Juzgada. Este hecho significó la posibilidad real de demostrar que, en el Perú, el poder judicial se puede manejar con independencia y diligencia.

5.    Que cualquier medida, como el indulto planteado en este caso, constituiría un pésimo antecedente para la justicia nacional y echaría por tierra cualquier posibilidad de justicia independiente e imparcial.

La CNDDHH se ratifica en el sentido que Alberto Fujimori debe estar en prisión, con todas las garantías que una persona encarcelada tiene en el Perú. Ello no descarta la posibilidad que, en un caso de salud grave pueda solicitar un indulto humanitario, situación que hoy no observamos.

Los organismos de derechos humanos demandamos al Presidente Alan García Pérez a no indultar a Alberto Fujimori, más aún tratándose de un gobierno de salida, que no debe alterar el proceso de Justicia en el Perú. Asimismo un indulto sería un mensaje muy desalentador para las víctimas del conflicto armado interno que, aún, esperan justicia.

La CNDDHH expresa además su preocupación ante la posibilidad de que se produzca un nuevo error, como el que se produjo ya bajo este gobierno con el indulto otorgado a José Enrique Crousillat, que luego desemboque en una fuga hacia el Japón. Alertamos a la ciudadanía frente a la posibilidad de que estos hechos se estén produciendo, como en el caso anterior, a raíz de pactos políticos bajo la mesa. Por eso convocamos a instituciones del movimiento mundial de los derechos humanos como Amnistía Internacional, WOLA, CEJIL, HUMAN RIGHT WATCH, y a los colectivos y personas que se movilizaron el pasado 26 de mayo a mantenerse alertas para evitar una burla a la justicia internacional.

Lima, 13 de Junio de 2011

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos