10
Compartir

Casa Matriz de Minera Majaz indemniza a 33 campesinos tras sufrir torturas en campamento minero en agosto de 2005.  Durante los actos de violencia se registró la muerte de un poblador.

Agosto 2005, 33 campesinos fueron detenidos en el campamento de Minera Majaz y sometidos a crueles torturas durante su cautiverio.

Monterrico Metals Plc., empresa británica propietaria de Río Blanco Copper S.A., antes llamada Minera Majaz S.A. (constituida en el Perú), aceptó indemnizar a 32 campesinos que fueron torturados en la sede del campamento minero de Río Blanco Copper S.A. entre el 1 y 3 de agosto de 2005, así como aceptó indemnizar a los familiares de 1 campesino fallecido en esas fechas, con la finalidad de que los demandantes den por concluida la demanda por indemnización que interpusieron en su contra, en junio de 2009, ante las Altas Cortes Británicas.

En efecto, como se recordará centenares de campesinos de las provincias de Huancabamba y Ayabaca en Piura, así como de San Ignacio en Cajamarca, ubicados en la parte norte del Perú, realizaron una marcha de sacrificio pacífica a la sede del campamento minero con la finalidad de sensibilizar a las autoridades públicas y a los funcionarios de la empresa minera respecto a sus demandas de diálogo (no atendidas) para resolver el problema generado por la pretensión de llevar a cabo un proyecto minero dentro de sus tierras comunales que afectaría seriamente su forma de vida y su modelo de desarrollo socio-económico.

En esas circunstancias fueron brutalmente reprimidos por efectivos policiales quienes secuestraron a los citados campesinos, manteniéndolos cautivos por casi cuatro días en la sede del campamento minero y los sometieron a actos de tortura y malos tratos, circunstancias en la que fallece uno de ellos.

En dichos actos de represión y tortura contaron con la activa participación de funcionarios y trabajadores de la Empresa Minera Majaz S.A. (hoy Río Blanco Copper S.A.) y de la empresa de seguridad Forza, por lo que, a la fecha, se encuentra en pleno desarrollo una investigación penal preparatoria para Juicio Oral contra 2 coroneles y 12 sub-oficiales, todos miembros de la policía, así como una investigación penal preliminar contra otros generales y oficiales de la policía, funcionarios y trabajadores de la Empresa Minera Majaz S.A. ( hoy Río Blanco Copper S.A) y Forza. Investigaciones que han sido promovidas por la denuncia de parte interpuesta por la Fundación Ecuménica para el Desarrollo y la Paz (FEDEPAZ) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH). Cabe resaltar que, a la fecha, FEDEPAZ viene brindando patrocinio legal a las víctimas en las referidas investigaciones.

Al mismo tiempo, dentro de su estrategia de defensa legal, FEDEPAZ, a través del Centro Legal de Defensores del Medio Ambiente (EDLC por sus siglas en Inglés) contactó con el estudio de abogados británico Leigh Day & Co. para que represente a las víctimas en una demanda de naturaleza civil indemnizatoria contra Monterrico Metals Plc.  (en su condición de casa matríz de Río Blanco Copper S.A) en el Reino Unido, por lo graves hechos antes descritos.

Es así como el 2 de junio de 2009, se logra la inmovilización de los activos de Monterrico Metals Plc, con la finalidad de prever el efectivo pago de la indemnización a demandar, semanas después se presenta formalmente la demanda y el 16 de octubre de 2009 una Jueza británica confirma la medida de inmovilización antes referida al considerar que los demandantes tenían una “causa probable” con lo cual se abrió la etapa de acopio de pruebas y presentación de las mismas ante dicho Juzgado británico, habiéndose programado el inicio del Juicio para los primeros días de octubre de 2011. Juicio que ya no se llevará a cabo por la decisión de Monterrico Metals Plc de aceptar pagar las indemnizaciones demandadas por las víctimas.

La Fundación Ecuménica para el Desarrollo y la Paz, considera que Monterrico Metals Plc., aunque no admite expresa responsabilidad en los hechos, en la práctica ha aceptado pagar una indemnización precisamente porque ha considerado que las víctimas tenían una sólida demanda indemnizatoria en contra de ellos (más de 80 testimonios que indican la responsabilidad de la empresa, más de 50 fotografías que muestran a las víctimas con graves lesiones en la sede del campamento minero, etc.) , es decir, que la empresa entendía que existían altas probabilidades que los jueces británicos los condenen por esos  hechos y den la razón a las víctimas demandantes, asumiendo así plena responsabilidad por las torturas a los campesinos y por la muerte de uno de ellos.

En atención a ello,  FEDEPAZ expresa su satisfacción por el hecho de las  víctimas y sus familiares van encontrando poco a poco justicia. Ahora han obtenido la indemnización que demandaron en el Reino Unido y, dentro de unos meses más, se espera que obtengan la sanción penal justa contra todos aquellos (policías, funcionarios y trabajadores de la empresa minera y de seguridad, etc.), que de una u otra forma, tuvieron responsabilidad en los graves crímenes que cometieron en su contra (la tortura es un delito de lesa humanidad), sin importar el poder fáctico, político o militar que tengan.

Finalmente, FEDEPAZ considera que los hechos de violencia aquí referidos evidencian la necesidad de mejorar los marcos normativos del sector minería que permitan establecer condiciones adecuadas para que las empresas se vean realmente obligadas a respetar los derechos de las personas y especialmente de los pueblos indígenas. Por ello, exige a las autoridades concernidas a aprobar, sin más dilación, las normas que garanticen esos derechos.

Fuente: Fedepaz

Caso Majaz: Nota de abogados de los afectados