Se exhuman fosas en el caso Chungui

Publicado el 07 octubre 2011 por en blog, Casos, Noticias

1
Compartir

Se exhuman fosas que corresponden a caso patrón de violaciones de derechos humanos denunciado por COMISEDH

Los trabajos dirigidos por la Segunda Fiscalía Penal Supraprovincial de Ayacucho se realizan en Chungui. Según la CVR en este lugar la violencia fue cruenta y devastadora, llegando a extremos de inhumanidad que las palabras son insuficientes para describir.

Desde el pasado lunes 03 de octubre, la Dra. Jhousy M. Aburto Garavito, Fiscal Provincial de la Segunda Fiscalía Penal Supraprovincial de Ayacucho, viene dirigiendo las investigaciones del caso así como los trabajos de recuperación de restos óseos de las víctimas del caso Chungui en el paraje de Ranrapata -también conocido como Chichomoqo- anexo de San Martín de Chupón, distrito de Chungui, en La Mar, Ayacucho. Las exhumaciones buscan recuperar los restos de 8 pobladores asesinados presumiblemente por miembros del Ejército y de la unidad policial «Llapan Atic» de la entonces Guardia Republicana.

COMISEDH denunció que entre enero y mayo de 1984, miembros de las fuerzas del orden bajo el comando del Ejército Peruano, acantonado en la Base Militar Contrasubversiva de Chungui, desarrollaron cinco operativos militares en las comunidades de Angea, Chillihua, Chinchibamba, Espinco, Huallhua, Mollebamba, Pallcca, Putucunay, Rumichaca, San Martín de Chupón, Tastabamba, Totora, Villa Aurora, donde incendiaron viviendas, detuvieron, torturaron y ejecutaron extrajudicialmente a 94 personas entre hombres, mujeres y niños.

En dos de estos operativos militares -“Oreja de Perro” y “Operación Cierra Puertas”- realizados en febrero y abril de 1984 respectivamente, miembros de las fuerzas del orden incursionaron en el anexo de San Martín de Chupón y asesinaron a Moisés Mancilla Taipe, Juan Aspur Lizana, Maximiliano Román Guevara, Pablo Orihuela Chacas, Cristóbal Huamán Cuadros, Vicente Orihuela Díaz, Saturnina Balboa Díaz y Maximiliano Huamán Balboa.

Carlos Iván Degregori señaló respecto a la violencia en Chungui (2009) que “si la violencia hubiera azotado con la misma intensidad a la capital, en Lima hubieran desaparecido por completo los distritos de La Molina, Miraflores, San Isidro, Surco, Surquillo, Villa María del Triunfo y Villa El Salvador. Guerra del fin del mundo, apocalipsis, holocausto: ningún adjetivo resulta en este caso hiperbólico.”

Puede interesarte: