Las falacias sobre la CIDH

Publicado el 27 Febrero 2012 por en blog, Opinión

0
Compartir

Por Rocío Silva Santisteban

Publicado en La República, Kolumna Okupa, Domingo 26/02/2012

Desde mediados de diciembre la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos han sido dos actores internacionales vilipendiados por casi todas nuestras autoridades, por periodistas poco informados y políticos oportunistas y por una gran cantidad de personas interesadas en el tema básicamente por indignación ante la posibilidad de un juicio a los comandos de Chavín de Huántar. Lamentablemente circula demasiada información errónea sobre los procesos ante el Sistema Interamericano y aquí quisiera plantear algunas aclaraciones de data dura, no de apreciaciones. Información, señores, no adjetivos.

En primer lugar se dice que ante la Corte Interamericana el Estado peruano perdió todos los casos. Veamos: de los 26 casos que se han visto en la Corte, el Estado peruano ganó uno en excepciones primarias: el caso Cayara en 1993. Además en otro de los casos, Abril Alosilla, la Corte falló a favor de la víctima pero en los términos que se había pronunciado el propio Estado, así que podríamos señalar que se trató de una victoria del Estado. Por cierto, los otros Estados de América tampoco han ganado los casos. De las 200 sentencias que ha producido la Corte, solo cuatro han sido favorables a los Estados: se trata de casos de México, Argentina, Brasil y… Perú, precisamente el mencionado caso Cayara. Eso implica que en realidad Perú sí ha tenido, de parte de la Corte, una posición favorable solo comparable a otros tres países en todo el continente. Colombia nunca ha ganado un caso ante la Corte.

Por estas cifras algunos abogados alegan que la Corte tiene una clara posición pro-víctima. Esto tampoco es cierto y quienes han litigado de parte del Estado peruano podrán refrendarlo porque para llegar a la Corte los casos tienen que pasar años de revisiones en la Comisión Interamericana. Y aquí tenemos unos datos que van a cambiar la manera de pensar de algunos: alrededor del 90% de peticiones presentadas contra el Estado peruano son desestimadas in limine, es decir, antes de empezar cualquier proceso. De un universo de más de 1.500 peticiones recibidas todos los años ante la CIDH, los 26 casos de Perú no representan ni el 1% de las miles de peticiones presentadas en su conjunto por todos los Estados ante los diferentes órganos del SIDH, la mayoría absoluta desestimadas por la Comisión preliminarmente. Estos datos son públicos y pueden ser consultados en la página web de la CIDH.

Muy por el contrario de lo que se dice y se malinforma, el Perú es el Estado con la mayor cantidad de informes de inadmisibilidad que ha dictado la Comisión Interamericana. ¿Qué quiere decir esto? Que de los cientos de demandas ante la Comisión interpuestas por abogados laboralistas o abogados defensores de derechos humanos, en el caso peruano, la Comisión ha declarado inadmisibles a un porcentaje muy alto y simplemente las ha  archivado. Por ejemplo, entre  el 2005 y el 2008, la Comisión declaró admisibles 14 casos e inadmisibles 26,  es decir, ¡¡no admitió 74% de todos los casos presentados!!

Como señalé en un inicio: esta es data dura. Verificable. Entonces, sería importante que antes de opinar contra el sistema interamericano analicemos la información. Digo nomás…