1
Compartir

Por Lo Justo 26/04/2012

La representante de la Red para la Infancia y la Familia (Redinfa), Rosalía Chauca, señaló que los niños que son reclutados por grupos terroristas, como Sendero Luminoso en el VRAE, no deben ser estigmatizados como ‘terrucos’ ni victimizados, ya que esto dificultaría su proceso de re-educación.

Creo que esos no son trabajos a corto plazo, son trabajos a mediano o largo plazo. El primer nexo de estos niños es con sus maestros y el personal de salud de la zona.  Hay que trabajar con estos dos sectores  y formar promotores de la comunidad, esto siempre ha funcionado. Gente de la misma zona con la que se pueda crear un vínculo de confianza que los ayude a expresar todo lo que ellos han vivido y empezar a recuperarse.

En el programa ‘Lo Justo’, producido por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos y conducido por Rocío Silva Santisteban, Chauca alertó que antes de establecer una ‘política de rescate’, se tiene que  entender que estos niños no son ‘terrucos’ ni delincuentes, sino que “muchos de ellos han sido obligados a participar en esto”. Además, señaló que se tiene que hacer un diagnóstico de la zona antes de plantear un tratamiento.

Tienes que hacer todo un trabajo de rehabilitación y de re-educación, pero tienes que hacerlo con mucho respeto y mucha consideración de que estás trabajando con personas que han sufrido situaciones de violencia. Estos niño han sido obligados a ser eso.

Pese a que hay varios convenios internacionales como los Derechos del Niño y el Tratado de Ginebra que señalan como delito de lesa humanidad el reclutamiento forzado a menores de edad en situaciones de conflicto armado, aún no se ha desarrollado una política para atacar este problema.

Ante este hecho la representante de Redinfa destacó que no es la primera vez que sucede este problema y recordó los años de la violencia interna en el país en la que tanto las FFAA como los terroristas reclutaban menores de edad para sus líneas de combate.

Esto no es nuevo, lo lamentable es que no siendo nuevo aún no haya una política de Estado. La mayoría es reclutada pero también son hijos de miembros de estos grupos. O son hijos de mujeres que se han visto obligadas a prostituirse.

Finalmente, indicó que el ministerio de Inclusión debe de reorientar sus programas a esta zona. “Hay un plan para el VRAE pero nada de ese plan se ha implementado, porque se requiere una política clara y un presupuesto orientado a eso específicamente”.

Puede interesarte: