0
Compartir

Pronunciamiento

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH), en representación de 79 organizaciones de defensa de la vida y los derechos fundamentales de la persona, ante el hallazgo del cuerpo del suboficial César Vilca Vega por su padre, Dionisio Vilca, dos guías matziguengas y sin apoyo de las Fuerzas Policiales ni de las Fuerzas Armadas, queremos manifestar lo siguiente:

1.- Nuestro pésame y solidaridad con la familia Vilca Vega, y nuestra admiración a la tenaz búsqueda del padre de la víctima, don Dionisio Vilca. La CNDDHH y sus 79 organizaciones hemos acompañado durante más de dos décadas a miles de familias en la búsqueda de sus familiares desaparecidos y entendemos los sentimientos de desamparo que sufren.
2.- En contraste con ello, deploramos la forma como se abandona a valerosos policías y militares en combate, y expresamos nuestra indignación al saber que eso ocurrió tanto en el caso del suboficial César Vilca, como con el suboficial PNP Luis Astuquillca.
3.- Consideramos que la calificación apresurada de “victoria impecable” de parte del Presidente de la República, Ollanta Humala Tasso, al operativo del rescate de los rehenes secuestrados por terroristas del militarizado Partido Comunista del Perú ha quedado totalmente negada por una serie de acontecimientos en el VRAE que comenzaron por la muerte de la Capitana Nancy Flores, y continuaron con el abandono de los suboficiales Astuquillca y Vilca durante un operativo en helicóptero, además de la indiferencia frente a la búsqueda de la familia, la muerte de 9 policías y militares en la búsqueda del camarada “Gabriel”, y el encuentro fortuito del mismo con un grupo de periodistas, así como la situación  de los niños secuestrados por los terroristas que ahora también se encuentran en peligro permanente.
4.- Por lo antes expuesto, consideramos que es impostergable asumir la decisión de una política integral para la zona del VRAE. No podemos seguir pensando que la situación en la zona del VRAE puede ser resuelta desde operativos militares o policiales. Sumamos nuestra voz al pedido de proponer un Alto Comisionado civil que pueda gestionar una solución integral en la zona.
5.- Que conocemos de varios diagnósticos que plantean una estrategia multisectorial para combatir la problemática del narcotráfico y de la violencia en la zona. El plan VRAE, no obstante, no ha contado con  presupuesto ni con el respaldo político necesario para su implementación. Asimismo, recordamos que cualquier trabajo que se haga con miras a este fin tendrá que ser a mediano o largo plazo, y deberá involucrar el establecimiento de una autoridad civil en la región.
6.- En este punto, las organizaciones que nos dedicamos a la defensa de los derechos humanos podemos aportar con mucha experiencia, pues se ha venido trabajando el tema extensivamente desde distintas organizaciones, si bien estamos lejos de contar con la capacidad presupuestal, de personal y logística, tenemos la voluntad de aportar para hacer todo lo posible por pacificar la zona.
7.- Reafirmamos nuestra posición de demanda de renuncia del Ministro del Interior, ahora por incapacidad de solucionar la actual crisis en el VRAE. Una mala política en el VRAE nos esta trayendo más muertes de miembros de las fuerzas del orden en los conflictos por cultivo ilegal de hoja de coca y narcotráfico, además de desplazados de la zona, particularmente los matziguengas, quienes son los verdaderos dueños del VRAE y víctimas constantes de estos conflictos. Esto no puede continuar.

Comité Permanente

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos

Puede interesarte: