156
Compartir

Por Lo Justo 17/05/2012

Marco Arana, líder del partido político Tierra y Libertad, señaló que una de las razones por las que el Arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani, suspendió al sacerdote Gastón Garatea fue su participación como miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

En aquel informe, publicado el año 2003, se criticó la labor del entonces Obispo de Ayacucho durante el conflicto armado interno. “Cipriani no perdona que en el informe de la CVR él haya tenido una participación bastante cuestionable, sino condenable. Eso lo tiene irritadísimo”, afirmó Arana, quien fue sacerdote católico antes de su incursión en la política.

Arana consideró que la medida impuesta fue “desproporcionada, desacertada y arbitraria” pues se trata de un religioso con más de 78 años de trayectoria en temas sociales y en la lucha a favor de los derechos humanos. Asimismo, opinó que hubiera bastado con una llamada de atención en caso hayan existido discrepancias en algunos temas.

“Estamos viendo una actitud intolerante, un uso abusivo del poder católico”, indicó en el programa ‘Lo Justo’, que conduce Rocío Silva Santisteban, de la CNDDHH, por La Mula TV.

De otro lado, explicó que la fuerte influencia que tiene el actual Cardenal de Lima en la sociedad se debe al respaldo que tiene de la Santa Sede y también al que viene de parte de los principales medios de comunicación en el Perú.

“Cipriani tiene una cobertura mediática en los medios de comunicación más conservadores del Perú, y eso está relacionado con el poder económico”, dijo Arana.

Finalmente, opinó que el padre Gastón Garatea saldrá fortalecido luego de este problema gracias al apoyo que ha recibido de distintos sectores de la población, mientras que Cipriani, dijo, “no ha encontrado mejor momento para ser visto como un intolerante”.

“La soberbia de Cipriani tiene que ver con el poder político y económico del país”, concluyó.

Para ver la última edición de ‘Lo Justo’ y la entrevista completa a Marco Arana, clic aquí

Puede interesarte: