0
Compartir

Por Lo Justo

El Estudio para la Defensa de los Derechos de la Mujer (DEMUS) presentó en Miraflores dos publicaciones de la psicóloga Paula Escribens: “Proyecto de Vida de Mujeres Víctimas de Violencia Sexual en Conflicto Armado Interno” y “Milagros y la violencia del Conflicto Armado Interno: Una maternidad forzada”. Como ya anuncian los títulos, en ambos textos se reflexiona en torno al impacto de la violencia sexual en las mujeres víctimas a partir de una experiencia de campo de la autora en una comunidad altoandina de la Región Huancavelica en donde realizaba labores de acompañamiento a las mujeres que sufrieron de este tipo de agresiones.

Durante la presentación, la autora estuvo acompañada por tres importantes panelistas,  en primer lugar, la Congresista de la República Rosa María León, la cual recordó como durante el Conflicto Armado Interno (CAI), de desarrolló una política de Estado marcada por los excesos y las violaciones a los Derechos Humanos (DDHH) en la que la mujer era poco más que un objeto sobre el que se ejercía violencia como forma de trofeo de guerra.  Asimismo, resaltó la importancia de llevar a la luz del debate público un tema como el de la violencia sexual durante el CAI, en especial, ante el clima de impunidad y desinterés del Estado por reparar a las víctimas. La segunda intervención estuvo a cargo de la Directora de Salud Mental del Ministerio de Salud Gloria Cueva quién hizo énfasis en la forma como el proyecto de vida de las mujeres se trunca frente a la violencia sexual, la cual puede llegar a aniquilar la propia existencia de la víctima, tanto física como psicológica o social. Además, las mujeres al no poder defenderse ante su agresor, trasladan su frustración y sentimientos de ira hacia sus hijos, en especial si estos son fruto de la violación, generando un círculo de violencia por generaciones; todo esto entra en contradicción con el mandato social que exige a la mujer ser “buena madre”, provocando sentimientos de ambivalencia en ellas. Finalmente, la psicoanalista Matilde Ureta de Caplansky destacó la forma como la autora aborda el tema con una bastedad teórica que le permite tener una visión amplia de la situación, reconociendo que actitudes como las de los agresores no son fáciles de cambiar pero que publicaciones como estas ayudan en la búsqueda de justicia para las mujeres agredidas.

En representación de DEMUS, estuvieron presentes María Ysabel Cedano y Jannette Llaja las cuales coincidieron en señalar la importancia de reconocer a las víctimas y repararlas, trabajo que se ha iniciado desde las organizaciones de la sociedad civil pero que el Estado no ha querido asumir. Por otro lado, felicitaron a la autora por su excelente desempeño en dicha institución y agradecieron que haya decidido publicar sus obras en el marco de las celebraciones por los 25 años de DEMUS.

Más información: DEMUS



Puede interesarte: