0
Compartir

Las organizaciones miembro de la FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos), de Asia, África y las Américas, reunidas en Lima del 9 al 11 de julio de 2012 con ocasión del seminario internacional titulado “Derechos Humanos y Empresas en la encrucijada: retos y perspectivas”, aprueban la Declaración de Lima sobre derechos humanos y empresas.


A la luz de las evoluciones recientes en el ámbito de los derechos humanos y las empresas, los participantes manifiestan sus preocupaciones por el riesgo de divergencia de enfoques al poner en práctica estos instrumentos y recuerdan la importancia de interpretarlos a la luz del derecho internacional de los derechos humanos, así como la urgencia de proteger los derechos a la participación y a la consulta de los afectados como parte esencial de cualquier proceso de debida diligencia. Los participantes destacan también problemas enfrentados por las comunidades y los defensores de los derechos humanos, en particular en el contexto de mega proyectos de desarrollo económico y industrias extractivistas. Al adoptar la Declaración en Perú, los participantes firmemente condenaron la situación en Cajamarca y la violencia ocurriendo en relación con los conflictos mineros.

Esta Declaración representa un paso importante para las organizaciones miembro de la FIDH movilizadas sobre este tema y hace recomendaciones específicas hacia todos los actores involucrados: los Estados, las empresas, el grupo de trabajo de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos, y contribuye a desarrollar lineas estratégicas para la FIDH y sus organizaciones miembro.

En particular, las organizaciones firmantes llaman a una mayor regulación de las actividades de las empresas transnacionales al nivel nacional, regional y internacional y reafirman su intención de recurrir a todas las estrategias existentes, tanto de dialogo como judiciales y de movilización, para que cesen las violaciones de los derechos humanos en las que están implicadas empresas y para que las victimas puedan acceder a la justicia y a la reparación.

Para leer la Declaración CLIC AQUÍ