0
Compartir

El 28 de mayo del presente año fueron detenidos y torturados, en el marco de las protestas contra las actividades de la empresa minera Xstrata Tintaya (Espinar, Cusco), dos trabajadores de la Vicaría de Sicuani, institución dedicada a la defensa y promoción de los derechos humanos. Ellos se encontraban en las inmediaciones del campamento minero que servía como un centro de reclusión ilegal, y su presencia tenía por objetivo velar por el respeto de los derechos de las personas detenidas en su interior.

Deploramos que los policías hayan detenido a los defensores de derechos humanos, de nombre Jaime César Borda Pari y Romualdo Teófilo Ttito Pinto, con pleno conocimiento de que los afectados estaban actuando en defensa de los derechos humanos.

Esta circunstancia confiere una particular gravedad a las violaciones de derechos denunciadas en la demanda de hábeas corpus, que tiene como objetivo evitar que estos atropellos persistan en el futuro, demanda a la que hemos adscrito un amicus curiae. Juzgamos de vital importancia que el Tribunal Constitucional tome medidas para impedir que los defensores de derechos humanos sigan siendo víctimas de detenciones arbitrarias, al igual que de otras vulneraciones de sus derechos.

Consideramos que el proceso en curso constituye una oportunidad para fortalecer el compromiso estatal de proteger y respetar los derechos de los defensores de los derechos humanos, y por consiguiente el Estado de Derecho y la democracia en el país.

Pueden consultar acá el amicus curiae presentado al Tribunal Constitucional en su totalidad.