13
Compartir

El sábado 15 de diciembre 2012, en la ciudad de Cajamarca, desconocidos irrumpieron en el domicilio de la abogada Mirtha Vásquez, sub directora de la institución Grufides (Grupo de Formación e Intervención para el Desarrollo Sostenible – Cajamarca). No es la primera vez que ocurre: hace tres semanas también ingresaron al domicilio de la familia Vásquez, dejando las puertas abiertas y sin tocar algún objeto de valor, en un claro intento de intimidación.

Este tipo de actos, contra integrantes de Grufides, no son hechos aislados. El pasado viernes 14, rompieron accesorios de la camioneta de Sergio Sánchez, otro integrante del equipo de Grufides y hace cinco semanas también ingresaron a la vivienda de la Ivett Sánchez secretaria de la misma institución.

Por otro lado, el mes de julio la Revista Caretas informó que al menos dos equipos del Servicio de Inteligencia, venían realizando labores de seguimiento a las actividades que realiza Marco Arana, fundador de Grufides, que como se recordará fue detenido y golpeado por la policía el pasado 5 de julio, en medio de una paralización en Cajamarca contra el proyecto Conga.

Estos hechos son inaceptables, la Policía Nacional, el Ministerio Público y el Poder Judicial, deben asumir su responsabilidad e investigar, denunciar y sancionar a los responsables de estos graves hechos. No es la primera vez que miembros del equipo Grufides sufren reglajes y reciben amenazas, como quedó evidenciado en el tristemente célebre documental «Operación Diablo».

Fuente: Observatorio de Conflictos Mineros.


Puede interesarte: