0
Compartir

Pronunciamiento

Servicio militar obligatorio atenta contra la libertad individual

Frente a la anunciada implementación del Decreto Supremo 001-2013-DE-E, que establece el llamamiento extraordinario de jóvenes para prestar servicio militar, la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos expresa públicamente que esta medida constituye una grave afrenta en contra de los derechos constitucionales que defienden la libertad de la persona, resultando en la práctica el retorno de un servicio militar de tipo obligatorio.

La obligatoriedad que se pretende implantar vulnera directamente el derecho de los jóvenes de poder elegir libremente un proyecto de vida distinto del que significa prestar servicio militar o de orientar las primeras actividades de su vida adulta fuera del ámbito castrense. Significa una vuelta a épocas pretéritas en las que, contra la voluntad de los jóvenes, se les llevaba forzosamente a prestar servicio militar bajo condiciones indignantes.

Consideramos también que el mencionado decreto constituye en la práctica una norma abiertamente discriminatoria, pues los obligados a prestar servicio militar serán aquellos jóvenes que no cuenten con recursos económicos suficientes para iniciar una carrera universitaria o superior, pues ante un inminente llamamiento por parte de las Fuerzas Armadas a prestar servicio militar, no tendrán tampoco la opción de pagar la multa que podría librarlos de dicho servicio. Serán entonces, como lo fue antes con las llamadas levas, nuevamente los jóvenes de estratos más pobres los que engrosarán las filas de este servicio militar.

Por otro lado, consideramos que imponer la sanción de eliminar toda posibilidad de ejercicio de ciudadanía, como lo establece el DS 001-2013-DE-E, no se condice con un régimen democrático de gobierno, y apuesta más bien por un Estado con mayor uso de la violencia para controlar a la población. Debemos preguntarnos, como sociedad, si este es el camino que queremos seguir. Este servicio militar, soterradamente obligatorio, colisiona y transgrede los principios que determinan y configuran lo que entendemos por Estado de Derecho, en un gobierno constitucional, civil y democrático.

Consideramos que, ante la problemática del despoblamiento evidente de las instituciones armadas, urge una reevaluación integral del servicio militar y un análisis serio de las deficiencias estructurales de nuestras Fuerzas Armadas. Una tarea ineludible debió ser identificar las reales causas de la falta de convocatoria.

En esta línea, planteamos que hoy es impostergable un cambio en la oferta del servicio militar.  Nuestras autoridades deben considerar implementar medidas como la capacitación técnica y la generación de habilidades y conocimientos, o el del pago de un estipendio adecuado para aquellos jóvenes que acudan voluntariamente a enrolarse a alguna institución armada, que harían de un servicio militar una posibilidad mucho más atractiva y válida para ellos, en vez de medidas draconianas propias de Estados autoritarios. No menos importante es la imperiosa necesidad de desterrar actos de tortura y otras graves violaciones a la integridad personal dentro de las instalaciones militares, que aún hoy se siguen produciendo.

Instamos, por eso, al Poder Ejecutivo a derogar este Decreto Supremo, a todas luces contrario a la Constitución y a la libertad de las personas, así como también contrario a las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos asumidos por nuestro país. Creemos que no sólo se sirve a la patria desde el aprendizaje de armas y estrategias de guerra. Tal es una visión militarista de la nación. A la patria la servimos todos y de distintas maneras. Por ello, sería importantísimo implementar un servicio civil para la paz, como se hace en otros países, y reivindicar a muchos héroes y heroínas que se fajan por la ampliación, defensa y promoción de derechos y libertades todos los días en las calles.

Lima, 26 de Marzo de 2013

Secretaría Ejecutiva

CNDDHH

Puede interesarte: