0
Compartir

La Madre Covadonga, reside en Huamanga desde 1975 y ha realizado durante estas décadas, desde la Casa de las Misioneras Dominicas del Rosario, una silenciosa e incesante labor a favor de los más pobres, las familias desplazadas y los huérfanos que sufrieron la violencia política.

La candidatura de la Madre Covadonga, al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013 cuenta con más de un centenar de firmas autorizadas de instituciones y ciudadanos  de Perú, España y otros lugares del mundo.

Con más de cuatro décadas de trabajo en Ayacucho, la hermana María Estrella Valcárcel Muñiz, más conocida en como la Madre Covadonga, demuestra que la superación de diferencias culturales, políticas y económicas es posible mediante la práctica cotidiana del amor al prójimo: un amor constante, espontáneo y sin imposiciones, que vence tanto las deficiencias estructurales de países en vías de desarrollo como el determinismo de cualquier tipo. De esta manera, su obra -a la vez humilde y grandiosa, pública y silenciosapromueve el entendimiento y la convivencia en paz entre hombres y mujeres dedicados a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad y la ignorancia, por lo que se identifica cabalmente con la incondicional defensa de la libertad que promueve el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. La misión de custodiar, une nuevamente los ideales religiosos y los de la sociedad civil, en el ejemplo de discreción y humildad tan necesario en la recuperación de los valores solidarios y humanistas. Estos principios, reformulados de acuerdo a su entorno peruano, han sido desde sus inicios una constante en el devenir de la Madre Covadonga.

La labor de décadas de esta humilde religiosa es una prueba fehaciente de que la acción humanitaria, en el contexto de la globalización y los profundos cambios de las sociedades latinoamericanas, será siempre una gran alternativa a tener en cuenta. Así, su obra está basada en el diálogo y el apoyo a la vida de los otros, los más desprotegidos y humildes, los casi siempre olvidados, demostrando una integración plena con un entorno cambiante y muchas veces inhóspito.

El Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2013 sería un justo homenaje para esta nonagenaria, que representa no sólo el lado más humilde e invisible de la labor de la Iglesia en América Latina, sino también una prueba de que el fomento de los derechos humanos y la integración de nuestra sociedad a nuevas realidades es posible a través del ejercicio cotidiano y desinteresado del amor.

Apoya y sigue la candidatura de la Madre Covadonga en las redes sociales:
https://www.facebook.com/MadreCovadongaCandidataPremioPrincipeDeAsturias?fref=ts
https://www.facebook.com/madrecovadonga.candidatura

Descargar : DOSSIER Madre Covadonga (Prensa)