0
Compartir

Ocurrió en el Perú, en el distrito de Obas, departamento de Huánuco. El Juez de Paz del distrito de Obas, Miguel Magno Reyes, no denunció un caso de violación sexual de un profesor contra una menor de edad, la respuesta del Juez de Paz fue contraria a proteger los derechos de la menor de edad, y mucho menos de garantizar justicia. El juez se apartó de la justicia e hizo conciliar a la víctima y al agresor (Adjuntamos la nota).

La CIDH ha reiterado que: “Los  Estados  deben  garantizar reformas  legislativas  que  prohíban  claramente  la mediación  o  conciliación  en  los  delitos  sexuales  y  erradicar  las  prácticas administrativas y judiciales que permiten o fomentan esta figura” (Acceso a la Justicia para mujeres víctimas de violencia sexual en Mesoamérica, p.275).

El Jefe de la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura de la Corte Superior de Justicia de Huánuco, César Gonzales Aguirre, ordenó abrir procedimiento disciplinario contra el juez de paz del distrito de Obas, Miguel Magno Reyes VIgilio por no haber denunciado un caso de violación de un profesor a su alumna menor de edad, y por el contrario, haber hecho conciliar a la víctima y al agresor sexual.

El 1 de junio del 2013 la joven víctima que entonces cursaba el 5to. de secundaria denunció ante el Juez de Paz que el profesor Nicanor Chagua Chávez la había violado en la zona de Piruro, cerca del centro poblado de Vilcabamba. Lejos de denunciar el hecho el Juez de Paz notificó a Nicanor Chagua para confrontarlo con la menor. El docente negó haber violado a la joven pero el Juez de Paz no denunció el caso y por el contrario les dio un plazo de una semana para “ver si arreglaban, indicándoles que si no, pasaría el documento a la Fiscalía de Yarowilca”, según la misma manifestación que dio el Juez de Paz a la Fiscalía de Yarowilca.

Nota del diario Ahora. Clic para ampliar

Nota del diario Ahora. Clic para ampliar

El mismo Juez de Paz admitió que el 10 de junio la víctima y el denunciado asistieron a su despacho indicando que querían llegar a un arreglo conciliatorio por lo cual él no comunicó el caso a la Fiscalía de Yarowilca.

Enterada de este escandaloso hecho la profesora Elena Ramos Villanueva presentó una queja contra el juez de paz Miguel Magno Reyes por inconducta funcional. “No es competencia de un juez de paz realizar conciliación de un caso de violación, él debió denunciar el hecho, no proteger a este supuesto violador”, dijo la docente.

La Odecma dispuso abrir procedimiento disciplinario contra el Juez de Paz por incumplir la Ley de Justicia de Paz al “conocer, … causas a sabiendas de estar legalmente impedido de hacerlo (…)” y “no poner en conocimiento de la autoridad competente la presunta comisión de un delito detectado en el ejercicio de su función”.

Ramos advirtió que la investigación en la Fiscalía de Yarowilca a cargo del fiscal Ricardo Tello también está demorando lo que pone en riesgo la integridad de los alumnos del colegio Albert Einstein de la localidad de Vilcabamba donde actualmente trabaja el profesor.
La profesora denunció que otra niña del 1ro. de secundaria también fue violada pero la víctima no pudo identificar al agresor.
En la Ugel Yarowilca también protegieron al docente. Ramos señaló que la madre de la víctima pidió que se inicie procedimiento administrativo contra el docente pero el director Obdulio Ortiz lo protege. Por haber hecho estas denuncias Ramos ha recibido una amenaza en su vivienda.

Fuente: Kausa Justa

 

 

Puede interesarte: