0
Compartir

LOGO nuevo CNDDHH

Pronunciamiento

Plan Nacional de Derechos Humanos

Las organizaciones miembros de la CNDDHH,  red de 81 instituciones con un trabajo de 29 años en defensa de los derechos humanos en todo el país, ante la promulgación del Plan Nacional de Derechos Humanos (PNDH) afirmamos lo siguiente:

1)      Luego de un largo silencio de dos años sin mencionar el tema, el presidente Ollanta Humala Tasso promulgó el Plan Nacional de Derechos Humanos – PNDH  el pasado viernes 4 de julio en la ciudad de Pisac, acompañado del gabinete en pleno, incluyendo al cuestionado Ministro del Interior Daniel Urresti, procesado por delitos de lesa humanidad. Desde la CNDDHH, consideramos que este PNDH no recoge el proceso previo de formulación con participación de muchos sectores de la sociedad civil y el Estado, ni cumple con las expectativas que levantó con la finalidad de poder tener un marco legal que planteara un camino para el cumplimiento de múltiples derechos aún insatisfechos. Tanto su preámbulo, como cada uno de los cuatro lineamientos estratégicos, así como los indicadores de medición de cumplimiento del Estado peruano sobre derechos humanos, se encuentran muy por debajo de los estándares internacionales  y de las obligaciones asumidas, respecto de las políticas públicas indispensables para la vigencia de los derechos humanos en el Perú. Cabe mencionar que además se ha invisibilizado por completo,  los derechos de  un grupo vulnerable como es la población LGTBI.

2)      El PNDH, que tendrá una vigencia de 3 años, 2014 2016, subordina los derechos humanos al enfoque económico, e ignora el largo proceso de consultas (21 audiencias previas y 11 talleres de validación financiados por el PNUD), a pesar de indicarlo en su preámbulo. El Plan no está centrado en la producción de políticas públicas que garanticen la promoción, protección y defensa de los derechos humanos, sino en una perspectiva educativa, de difusión de derechos, fomento de la tolerancia, sin hacer referencia a muchos de los más graves problemas y  necesidades en materia de violación de derechos humanos en el Perú.

3)      Tenemos conocimiento que los aportes al PNDH desde cada sector del Estado, han sido  los planes operativos que se vienen actualmente ejecutando, de manera que se han recogido solo los indicadores de los planes sectoriales, con la finalidad de poder ser cumplidos de cara al Examen Periódico Universal y otras revisiones de acciones de cumplimiento en el ámbito de Naciones Unidas. Esta situación se contradice con el objetivo y la misión del PNDH, que no supone simplemente cumplir con planes operativos sectoriales, sino por el contrario plantear un horizonte de políticas públicas para la vigencia y respeto de los ddhh en el Perú.

4)      En su introducción, el PNDH sostiene que “el progreso económico, sustentado en gran medida en la protección de las libertades económicas y en defensa y promoción de la inversión privada, es un presupuesto indispensable para garantizar el efectivo ejercicio de los derechos humanos”.  Esta perspectiva no coloca en el centro a la persona humana sino que subordina o condiciona  la protección de sus derechos al crecimiento y a las libertades de empresa y económica. Desde nuestra perspectiva, la dignidad y derechos de la persona humana no se pueden subordinar al interés del Estado ni de la economía.

5)      Desde la misma perspectiva de derechos debe reconocerse, también, el acceso equitativo y justo a todas las personas, sin discriminarlas por su orientación sexual  e identidad  de género. Lamentablemente este es uno de los temas  intencionalmente retirados del plan y deploramos que este tema haya sido completamente invisibilizados en el PNDH pese a que la propuesta original elevada al Consejo de Ministros (en noviembre de 2012),  contenía dieciocho  actividades, lo que implica que el Estado no reconoce obligaciones internacionales que ha aceptado previamente.

6)      El plan desconoce la promoción de los derechos sindicales, invisibiliza por completo la situación de las trabajadoras del hogar desconociendo el Convenio 189 de la OIT.  Asimismo en torno a las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, demuestra poca voluntad política para reconocer la necesidad de su  cumplimiento más allá del tema de reparaciones, (Justicia, Reformas Institucionales)  y, asimismo, no respeta lo avanzado en otros marcos legales en relación a la institucionalización de los pueblos indígenas. Esto constituye un  lamentable retroceso respecto  al anterior PNDH (2005-2011), que tenía una perspectiva más inclusiva y de reconocimiento de los derechos humanos.

7)      La CNDDHH desde que recibió la primera versión del plan presentó su preocupación sobre la insuficiencia del mismo durante la sesión del Consejo Nacional de Derechos Humanos del 4 de diciembre de 2012. En esa ocasión sostuvimos enfáticamente que no íbamos a respaldar una propuesta que, de cara a todo el proceso previo, desconocía los acuerdos de cada uno de las audiencias públicas realizadas en todo el Perú y los talleres de validación. Sin embargo debemos señalar que el PNDH promulgado está inclusive por debajo de esa versión y no califica como un plan serio que pueda permitir afrontar las diversas situaciones de violación de derechos humanos de nuestro país.

En tanto que el PNDH expresa la voluntad política del Poder Ejecutivo frente a las garantías de los derechos humanos, esta situación nos preocupa y consideramos que aún hay tiempo para poder corregirla: por eso exigimos que el Estado peruano rectifique los vacíos del PNDH y asuma como le corresponde las obligaciones contraídas en los diversos convenios internacionales.

Consejo Directivo Nacional

Coordinadora Nacional de Derechos Humanos