¿Los varones pueden ser feministas?

Publicado el 25 noviembre 2014 por en blog, Opinión

0
Compartir

Por Rocío Silva Santisteban

El feminismo no es el otro lado del machismo: eso lo sabemos, pero hay ciertos patriarcas y machistas que insisten en refregarnos que lo contrario al machismo es el feminismo. Por favor: ¡basta de estupideces! El machismo es un sistema de opresión que se instituye sobre la creencia de que los hombres son superiores a las mujeres y que, por eso mismo, en los cuerpos de las mujeres se encuentra el honor del varón. Millones de mujeres asesinadas (feminicidios) pueden dar cuenta de ello; millones de mujeres violadas también. El machismo es la estrategia del patriarcado para instaurarse como tal y perpetuarse: eso lo vemos en múltiples espacios, incluyendo la academia, las universidades, los sindicatos, las rondas campesinas, el periodismo, el movimiento de derechos humanos y, sobre todo, las iglesias. Son machistas los hombres, pero también lo son millones de mujeres, que asumen esa supremacía con sumisión o por lo menos con condescendencia, y, lo que es peor, que acusan a sus congéneres mujeres por las estrategias de su propia emancipación.

El feminismo ha sido y es una corriente de liberación de las mujeres y en tanto contra-cultura siempre estará presentando propuestas diversas para ir ampliando los derechos de las mujeres, incluso de aquellas que lo son por decisión propia, me refiero a las trans. Pero, ¿incluye o no incluye a las trans-varones? Es decir, a aquellas mujeres que performatizan su vida desde una identidad masculina. ¡Por supuesto que sí! No es un tema a debatir. No podemos seguir asignando a los varones la condición esencialista de ser los malos de la película, incluso, a los trans. En tanto que el machismo es la estrategia de puesta en funcionamiento de un sistema y no una condición del varón lo que debemos de plantear, incluso como política pública, es la erradicación total del machismo. Sobre todo la erradicación del machismo de las mentes de las mujeres.

¿Hay hombres feministas? ¡Por supuesto que los hay! Y cada vez más: muchos de los jóvenes de hoy en día, que han sido educados o no con valores amplios de respeto y reivindicación de la condición de las mujeres, lo son. Muchos de los jóvenes que han sufrido, también sobre sus cuerpos, la perversidad y la crueldad del machismo para moldear una masculinidad homogénea, se han rebelado y en muchos casos han asumido una posición feminista.

Hoy es el Día de la No Violencia contra la Mujer y junto con la campaña que ha puesto en marcha el Ministerio de la Mujer en los medios, hoy en Lima, se cierra el 13 Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe que ha congregado a cientos de mujeres feministas de todas nuestras naciones del Abya Yala. ¿Solo mujeres? Lamentablemente sí, y discrepo totalmente de esta política, pues revela que no estamos entendiendo el problema en sí. A un encuentro feminista deberían poder entrar mujeres, trans femeninas y masculinas, intersex, gay, lesbianas, travestis y hombres. Sí, deberían poder entrar hombres feministas. Estoy convencida de que solo cuando todas y todos nos liberemos del machismo podremos construir una sociedad con verdadera equidad de género

Publicado en Kolumna Okupa de La República, martes 25-11-2014

 

Puede interesarte: