¿Un hecho aislado?

Publicado el 04 noviembre 2014 por en blog, Opinión

0
Compartir

Por Rocío Silva Santisteban

La muerte de Fidel Flores Vásquez por el uso excesivo de la fuerza en un desalojo en Cajamarca NO constituye un hecho aislado, por el contrario, es el resultado de un cambio de normas legales (diez en total) que comenzaron en el 2002, llegaron a su pico con el D. Leg. 1095 (2010) y la Ley 30151 (2014), teniendo como resultado la muerte de varios civiles desarmados en diferentes contextos, incluyendo protestas sociales.

Solo en Cajamarca se han dado numerosas situaciones de conflicto con la policía, en las cuales efectivos del orden han matado, herido, torturado, detenido ilegalmente, golpeado a mujeres y realizado actos de abuso que responden a una lógica perversa. ¿Cuál? Pues aquella que un oficial de la Dinoes le soltó a voz en cuello, en julio del 2012 en la plaza de armas, a una cajamarquina que le preguntaba: “¿por qué nos tratan así?”. La respuesta fue “porque son perros pues, conchatumadre” (video http://youtu.be/n9BV0lW-ZXI )
Estas situaciones en Cajamarca de abuso policial durante este gobierno son:

1) La represión para controlar la protesta social en la zona de El Perol (noviembre 2011) que dejaron varios heridos y uno parapléjico, Elmer Campos, quien a la fecha no ha recibido ni reparación y la denuncia por este caso fue archivada (la CNDDHH interpuso recurso de queja y está ahora en Fiscalía de Celendín).

2) Los intentos de desalojo de la familia Chaupe (agosto del 2011) que terminaron con Jhilda Chaupe (16 años) desmayada en su terreno por un culatazo de AKM, golpes a Máxima Acuña de Chaupe y a su esposo Jaime, se archivó la denuncia presentada en Sorochuco y ellos están sentenciados a 2 años de prisión suspendida por usurpación.

3) Los golpes a las abogadas Genoveva Gómez (Defensoría del Pueblo) y Amparo Abanto (CNDDHH) en la Comisaría de Cajamarca cuando asistían a un grupo de personas detenidas (junio 2012)

4) Golpes y torturas a Lizeth Vásquez Vásquez (17 años) que, paradójicamente, fue denuncia por la PNP por desacato a la autoridad (julio 2012)

5) La muerte de 4 personas en Celendín (3 de julio de 2012) y 1 en Bambamarca (4 de julio, durante estado de emergencia), la primera denuncia fue archivada por el fiscal y se presentó otra queja
6) El arresto arbitrario, ilegal y brutal de Marco Arana (4 de julio 2012).

7) La brutal detención de cinco ronderos en Cajamarca (octubre de 2014) que estaban interviniendo un “centro de entretenimiento” ilegal que era administrado por la esposa de un policía.

¿Qué esperamos del Estado y de la PNP? Que traten a todos los peruanos como iguales. Una vez un policía en Cajamarca le comentó a una colega lo siguiente: “Pero, señorita, un rondero no va a tener los mismos derechos humanos que Ud.”. Por supuesto que sí: todos tenemos y merecemos el mismo respeto y es obligación de la PNP. Tanto Dionisio Romero como Jhilda Chaupe, porque los DDHH están por encima de diferencias étnicas, de clase, de género.

La CNDDHH ha presentado un recurso de inconstitucionalidad ante el TC contra el D. Leg. 1095 que, en estos momentos, se encuentra al voto. Esperamos que esta situación lamentable no se repita en nuestro país y que los magistrados revisen si son constitucionales estas leyes o no.

Publicaco en el diario La República, martes 04/11/2014

 

Puede interesarte: