¡Gobierna gobierna PPK!

Publicado el 11 noviembre 2016 por en Opinión

0
Compartir

Por Ana María Vidal

“Sube sube PPK” fue uno de los lemas en su anterior candidatura. Sí, la que no ganó. Hoy PPK y su gobierno parecen  necesitar urgente un lema o  un grito de aliento. Los 100 días pasaron y son dos los escenarios donde más se complican las cosas para PPK:  el primero en el juego político y el segundo con la ciudadanía.

Teniendo al frente un Congreso con mayoría aplastante fujimorista, PPK y su gobierno quisieron llevar la fiesta en paz con gestos de buena voluntad. Pero el mínimo gesto fue interpretado como debilidad por parte del Fujimorismo —y sus aliados de la bancada aprista—, y sin darnos cuenta empezaron los golpes a la débil institucionalidad construida desde el retorno a la democracia. Los hitos: la ley anti transfuguismo (que a todos nos sorprendió por lo absurdo), luego vino la Defensoría del Pueblo y el BCR.

Pero los porrazos no solo han venido del Fujimorismo, sino que se los ha dado el mismo gobierno con los personajes vinculados a la corrupción en su entorno inmediato. No han ayudado respuestas timoratas como que un funcionario se fue por exceso de trabajo, o que no era funcionario público, o que otro sí estaba preparado para un puesto como experto en conflictos para salir por los palos y a gritos de una mesa de diálogo. Quizás en algún entorno estos problemas no se percibieron tan graves, porque siempre estuvieron acostumbrados a esto, al lobby, a la tajada. Pero sí, son graves y les explotaron en la cara.

¿Vendrán más golpes? Lo más probable es que sí, quedan aún muchas instituciones que copar por parte del fujimorismo y el gobierno parece empeñado en autometerse cabe. Lo único cierto, es que ahorita el freno a tanto porrazo está en las calles, son lxs estudiantes quienes están siendo el parapeto y puntal de la democracia.

Frente a la ciudadanía, el gobierno parece que aún no ha acusado recibo de que está para servirla, y no a las grandes empresas. Los cinco peruanos muertos en conflictos sociales en menos de un mes dan cuenta de manera dolorosa de ello. El señor Quintino Cereceda muerto en Apurímac por una Policía que no recibía órdenes del Ministerio de Interior sino de la empresa, lo mismo acaba de pasar en La Libertad, donde mataron a dos personas más. En Ucayali, dos peruanos muertos  producto de un conflicto social que fue reportado meses atrás por la Defensoría del Pueblo; sin embargo, al ponerse las cosas más tensas, no hubo el resguardo adecuado, como si la Policía solo actuara cuando hay convenios con empresas de por medio.

Hace semanas el Ministro del Interior salió a decir que los convenios se harían públicos. Pasan los días y seguimos esperando. Desde varias organizaciones de derechos humanos se viene pidiendo esta información hace años y no nos los han brindado. ¿Saben realmente en el Ministerio del Interior cuántos convenios existen actualmente? ¿Por qué aún no los hacen públicos?, o es algo que ya se les fue de las manos.

La ciudadanía sale a protestar porque ya no puede soportar más las violaciones a sus derechos, porque si no es una laguna o río contaminado, es una planta de molibdeno o 300 camiones circulando diariamente que te imponen de la noche a la mañana sin estudio de impacto ambiental. Porque hasta ahora los gobiernos han sido incapaces de entender que hay lugares donde el rechazo a la minería es rotundo —como Tía María en Arequipa—, y otros dónde la población no la rechaza, sino solo exige que respeten sus derechos. Sin embargo, la respuesta del gobierno ha sido imponer la mano dura primero y luego las mecidas de interminables mesas de diálogo, sin compromisos serios para el cumplimiento de los acuerdos.

Porque en la Amazonía el oleoducto  está colapsado por falta de mantenimiento, pero la absurda respuesta que ahora ensayan es la del autosabotaje acompañada con el populismo del derecho penal y el incremento de las penas. Porque no es solo el ducto en la Amazonía, en Camisea también se presentan fugas nocivas y nadie hace nada. Porque los negocios ilegales, como la tala ilegal o la minería ilegal que trae consigo la trata de personas, están a la orden del día y están matando más y más gente. Porque si miramos por cualquier lado la situación se complica cada vez más y el gobierno no puede responder a las protestas solo con mano dura y criminalización de dirigentes. Necesita responder con inteligencia, y esta pasa por el respeto de nuestros derechos y pasa por entender que, así como en Lima lxs jóvenes están marchando en señal de protesta, también en las regiones la gente está organizada y está diciendo basta.

Por el bien del país es necesario que le vaya bien a este gobierno, que fortalezca la democracia. Se requiere sentar las bases institucionales para que el fujimorismo no regrese —entiéndelo PPK, Fuerza Popular es un partido que se basa en la libertad de su líder preso por corrupción y por crímenes de lesa humanidad—, acá no cabe ingenuidad politólogica alguna, así sea vía Harvard.

¡Gobierna gobierna PPK!, pero hazlo bien. No pedimos milagros, solo que no te dejes golpear más por el fujimorismo, ni dejes que golpeen aún más a nuestra precaria democracia, y deja de magullarte tú mismo. Y por sobre todo no gobiernes para lxs lobistas, sino para la ciudadanía y el país, pensando también en quienes te votaron y en contra de quién te votaron. De ti y de tu equipo depende pasar a la historia, aún estás a tiempo.

Publicado en Noticias SER

 

Puede interesarte: