4

Por Marlene Román (*) Una mezcla de satisfacción y desazón me genera la necesidad de poner en limpio algunas reflexiones sobre mis primeras andadas como defensora de derechos humanos y abogada litigante a la vez. No es mi intención hacer un auto halago de mi labor, mis amigos/as saben que soy enemiga del “autobombo”; en […]

Seguir leyendo